Sáb, 01/04/2020 - 09:50

Nuestro planeta aún tiene esperanza

Se inicia un nuevo año y con él nuevas esperanzas para el mundo. La realidad es que el mundo se tambalea al borde de los puntos de inflexión climática, pero la buena noticia es que muchos están trabajando arduamente para plantar árboles, reducir las emisiones y deshacerse del carbón, generando la esperanza de que la lucha contra el cambio climático aún no se pierda. Les contamos.

Un balance más malo que bueno nos dejó el 2019 en cuanto a noticias relacionadas con el medio ambiente y la sostenibilidad, según lo anunció el portal especializado Eco Bussines.

El año pasado, los científicos advirtieron que aproximadamente 1 millón de especies de plantas y animales se encuentran en riesgo de extinción. También mencionaron que el mundo está en camino de calentarse a más de 3 ° C para fines de este siglo. 

Es posible que se hayan cruzado una serie de puntos de inflexión climática, o umbrales más allá de los cuales ciertos impactos, como el derretimiento de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida, se vuelven imparables. Pero hay hechos que nos demuestran que no todo está perdido. Estos son algunos hechos que nos dan esperanza en un planeta sostenible. 

1. Las huelgas climáticas han sacudido al mundo despierto

En solo un año, Greta Thunberg pasó de ser la única adolescente en huelga escolar en el parlamento sueco a ser un símbolo global de resistencia climática, inspirando a personas de todos los rincones del mundo a realizar sus propias huelgas climáticas y exigir que los gobiernos actúen contra el calentamiento global.

Fridays for Future, el movimiento, estima que 13 millones de personas han salido a las calles hasta el momento, denunciando la inercia política que ha obstruido la acción climática durante décadas. Incluso en el conservador Singapur, la primera manifestación climática atrajo a casi 2 mil huelguistas que exigían objetivos de emisiones más estrictos.

Así como las huelgas climáticas juveniles van en aumento, también lo son los juicios climáticos juveniles. En septiembre, Thunberg y otros 15 jóvenes presentaron una queja internacional ante el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, diciendo que la inacción climática viola los derechos de los niños.

A través del bloqueo del tráfico, las marchas de canto de eslogan y la mayor cobertura de los medios y la conciencia sobre el cambio climático, los jóvenes le han dado al cambio climático una nueva urgencia moral, presionando cada vez más a los gobiernos para que aborden el problema.

Más de 1,000 jurisdicciones que cubren 798 millones de ciudadanos han declarado una emergencia climática, y desde la Unión Europea e Irlanda hasta Costa Rica y Suecia, las naciones han anunciado planes audaces para abordar el problema. Los jóvenes, sin duda, continuarán dando forma a la política climática en los próximos años.

2. Los países se despiden de los plásticos

Los plásticos son una preocupación mundial creciente a medida que se acumulan en las playas, obstruyen ríos y ahogan océanos. En 2019, los gobiernos intensificaron sus esfuerzos para abordar el problema. Toma la iniciativa Europa, que confirmó su nueva prohibición de plástico de un solo uso en enero.

Para 2021, los ciudadanos europeos se despedirán de los artículos de plástico que con mayor frecuencia contaminan los mares europeos, incluidos los cubiertos, platos, envases de alimentos y pajitas.

La represión de los plásticos fue aprobada por el Parlamento Europeo el año pasado. Otros países han tomado medidas similares. Canadá, por ejemplo, anunció en junio que prohibiría los plásticos desechables para 2021, mientras que India busca abolir el material para 2022.

Los plásticos dañan la vida marina, contaminan los rincones más remotos del planeta e incluso han entrado en la cadena alimentaria humana. La crisis de los desechos se encuentra entre los mayores desafíos ambientales del mundo, pero 2019 ha demostrado que los gobiernos tienen el coraje de combatirla.

Te puede interesar: Presentan plan de acción para el manejo ecológico del plástico y Empresas deben comprometerse con la reducción de plático de un solo uso.

3. Podemos arreglar las cosas: el agujero de ozono está sanando

Muchos de nosotros somos demasiado jóvenes para recordar, pero la historia muestra que la acción colectiva puede reparar los problemas ambientales.

El año pasado, el agujero de ozono, un debilitamiento artificial de la capa protectora de ozono de la tierra, fue el más pequeño desde su descubrimiento hace 40 años. En 1987, el mundo se unió para firmar un pacto, llamado protocolo de Montreal, para eliminar la mayoría de los químicos que agotan el ozono previamente bombeados a la atmósfera.

En los últimos años, estos esfuerzos internacionales sin precedentes han resultado fructíferos. Se prevé que la capa de ozono, una manta que protege a los humanos de la dañina radiación ultravioleta del sol, se recuperará por completo en la década de 2030. La pregunta es: ¿puede el mundo lograr una hazaña similar para arreglar el cambio climático?

4. Los grandes bancos abandonaron el carbón

2019 fue un gran año para las finanzas sostenibles, ya que los prestamistas se retiraron de financiar al mayor contribuyente a las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre, enviando una clara señal de que el final de la era de los combustibles fósiles está a la vista. El Banco Europeo de Inversiones (BEI), el mayor prestamista público a nivel mundial, anunció el mes pasado que eliminaría gradualmente los proyectos de carbón, petróleo y gas después de 2021, convirtiéndose en el primer banco multilateral en descartar todos los préstamos que contribuyen al cambio climático.

El BEI no está solo; Los bancos de todo el mundo abandonaron el carbón este año a medida que crecen los riesgos de inversión en la industria. Standard Chartered Bank, con sede en Londres y Hong Kong, por ejemplo, recientemente se retiró de tres proyectos de carbón del sudeste asiático, y los tres bancos más grandes del sudeste asiático se comprometieron a cesar los préstamos de energía a carbón a principios de este año. Movimientos similares han sido anunciados por instituciones financieras en China y Japón.

Al igual que los bancos reducen los flujos financieros devastadores del clima, las desinversiones de combustibles fósiles están en aumento, lo que representa un riesgo material adicional para las compañías de combustibles fósiles. El carbón, según un informe del Instituto para el Análisis Económico y Financiero de la Energía (IEEFA), ahora es una industria moribunda, con una industria de energía limpia que supera enormemente a las empresas de combustibles fósiles.

5. El acuerdo verde europeo se hará realidad

El Acuerdo Verde Europeo, la respuesta de la UE a la crisis climática, está aquí y podría ayudar a cambiar el rumbo a favor de la humanidad en la lucha contra el cambio climático. Según el ambicioso plan, la economía europea debe ser reevaluada de acuerdo con los imperativos del cambio climático y la degradación ecológica. Esto abarcará cambios dramáticos en el uso de energía, agricultura, vivienda, transporte, comercio y diplomacia.

El compromiso de la UE con una Europa climáticamente neutral para 2050 estaría consagrado en la ley. Esto convertiría al bloque en el primer continente neutral en carbono del mundo.

Para 2030, las emisiones de gases de efecto invernadero se reducirán en al menos un 50 por ciento. La UE prometió seguir adelante con el plan en la conferencia de la ONU sobre cambio climático de 2019 (COP25) en Madrid este mes, situándolo a la vanguardia de los esfuerzos climáticos mundiales de este año.

6. La carne sin carne está en aumento

Los productos sin carne diseñados para saber a pollo, ternera y cerdo reales están arrasando con el mundo culinario.

Puedes leer  "El cambio climático está en tu menú" 

Creado por personas como Beyond Meat and Impossible Foods, con sede en Los Ángeles, otra empresa californiana de tecnología alimentaria, los productos sin carne no conllevan los vastos impactos ambientales asociados con la ganadería. Algunos de estos productos tienen un sabor tan real que incluso los comedores de carne experimentados no pueden notar la diferencia.

The Impossible Burger ha visto un aumento explosivo de popularidad, especialmente en los Estados Unidos, que se vendió en muchos restaurantes estadounidenses en junio. La firma ahora se ha asociado con miles de restaurantes y cadenas de comida rápida en todo el mundo para hacer que la hamburguesa esté ampliamente disponible.

Lanzó su gama de carne a base de plantas en Singapur este año. Si bien aún no hay estadísticas que demuestren que la proteína de origen vegetal está desplazando a la proteína animal, estas empresas de tecnología alimentaria están facilitando a los amantes de la carne cambiar sus dietas por el bien de la tierra.

7. El Papa habla por el clima

El Papa Francisco fue abierto sobre las políticas de cambio climático en 2019, lamentando la inacción climática mundial y pidiendo a las empresas y naciones que se comprometan con objetivos más ambiciosos.

Hablando en una conferencia sobre cambio climático organizada por la Academia Pontificia de Ciencias en mayo, el líder de la iglesia católica instó a los ministros de finanzas a poner fin a la dependencia global de los combustibles fósiles y dejar de participar en actividades que están destruyendo el planeta:

Vivimos en un momento en que las ganancias y pérdidas parecen ser más valoradas que las vidas y la muerte, y cuando el patrimonio neto de una empresa tiene prioridad sobre el valor infinito de nuestra familia humana.

Con más de 2 mil millones de católicos en todo el mundo, la influencia del Papa Francisco es innegable y su defensa del clima bien podría ejercer presión adicional sobre los gobiernos para intensificar su juego.

8. Los países están plantando árboles

Todos saben que los árboles son vitales para combatir el calentamiento global. Los bosques no solo absorben carbono de la atmósfera; también proporcionan alimentos y empleos, limpian el aire sucio, evitan la erosión del suelo y protegen los recursos hídricos, convirtiéndolos en la clave del suministro de agua dulce.

Reconociendo estos beneficios, algunos países lanzaron programas de plantación de árboles en 2019. Etiopía estuvo a la vanguardia de este desarrollo. La nación africana propensa a la sequía recientemente plantó 350 millones de árboles en solo un día como parte de un esfuerzo mayor para restaurar su cobertura arbórea plantando cuatro mil millones de árboles.

En Europa occidental, los bosques han crecido en un área más grande que Suiza en una década, y bajo el Acuerdo Verde Europeo, la UE tiene aún más proyectos de reforestación en proceso. China, India y Pakistán también han implementado esquemas de plantación de árboles. También lo han hecho Canadá, Inglaterra y Nueva Zelanda.

Los bosques se han fragmentado y destruido en las últimas décadas a medida que los países talaban árboles para hacer espacio para la industria, la agricultura y las carreteras, y este año no fue diferente. Sin embargo, los países mostraron que, dada la voluntad, aún pueden cambiar las cosas.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
1 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.