Mar, 03/10/2020 - 08:56

Una mañana de aplausos con felicidad en Fincomercio

Cuando a Sandra Feo le manifestaron que sus padres tenían cáncer, deseaba con toda su alma llevarlos a conocer el mar. “Quería darles este regalo a ellos que han sido tan buenos conmigo”, comentó y agregó: “lo veía imposible porque no tengo los recursos para realizarlo, pero los sueños se pueden cumplir”. Un día supo del concurso que hacía Fincomercio y se inscribió.

La mañana del 27 de febrero del 2020 nunca la podrá olvidar. Le dieron en Fincomercio la respuesta positiva a su sueño, lo mismo que otras seis personas. Se les cumplieron sus anhelos. Indescriptibles las emociones para estos ganadores.

Decía el poeta y dramaturgo francés Pierre Cornielle que “la felicidad está hecha para ser compartida”. Eso sucedió ese día porque no se podría decir quién estaba más contento: si el gerente de la cooperativa, el doctor Jairo Ramírez o quienes salieron favorecidos con el concurso propuesto para celebrar los 62 años Fincomercio.

En la entidad hicieron un sondeo en el que participaron 1.200 asociados de la cooperativa ubicados principalmente en Bogotá, Medellín, Tunja y Cartagena, para buscar los anhelos de colombianos que ganan menos de 3 salarios mínimos y viven en estratos 1,2 y 3.

Encontraron que el 43 por ciento sueña con viajar en especial con conocer el mar,16% desea hacer mejoras a su hogar,15% anhela tener su casa propia y 14% aspira estudiar para ser profesional. 

Fincomercio, reconocida como una de las tres cooperativas de ahorro y crédito más grande del país con más de 215.000 mil asociados, encontró también que el 16% desea hacer mejoras al hogar y 15% dejar de pagar arriendo. Un dato importante teniendo en cuenta que la más reciente Encuesta de Calidad de Vida del Dane, señala que 52.1% de las familias colombianas no tienen vivienda propia.

En cuanto a educación, 14% quieren ingresar a la Universidad, una cifra relevante dado que en Colombia menos del 22% de la población es profesional y solo un 8% tiene estudios de posgrado según el Ministerio de Educación Nacional. Sueños como tener la oportunidad de emprender y comprar carro o moto registran el mismo porcentaje con un 3% cada aspecto.

Las mujeres fueron las que más participaron en el sondeo confirmando que no solo son las que más sueñan, sino también las que mayor convicción tienen de que ahorrando se pueden hacer realidad.

Cifras históricas de Fincomercio confirmaron esta tendencia dado que el 60% de sus asociados son mujeres, y además son ellas quienes más tiempo permanecen y logran montos más altos de ahorro.

LAS TRIUNFANTES SOÑADORAS

Con sus mejores galas llegaron a las oficinas de la sede financiera en la calle 80 de Bogotá las seis grandes triunfadoras, mujeres nobles, sencillas, amables, trabajadoras y, sobre todo, soñadoras. Cada una había expuesto en una carta lo que anhelaba tener algún día y que veían como imposible.

Jairo Ramírez, Gerente de Fincomercio, comentó que “estamos comprometidos con la transformación social y económica de nuestros asociados y sus familias, por eso era importante conocer con exactitud sus sueños y conectar esa información con nuestras iniciativas de educación financiera basados en la certeza de que ahorrando y trabajando en equipo hemos demostrado que todos los sueños se pueden hacer realidad”.

¿Y CUÁLES ERAN ESOS SUEÑOS?

Además de Sandra Feo, estaba también doña Amparo Bulla, una abuelita que por fin tendrá una silla de ruedas eléctrica para su nieta mayor de edad a quien cuida, moviliza, baña y carga porque la joven tiene discapacidad física.

Allí también estaba Yurany Restrepo la joven que pierde poco a poco la audición y anhelaba escuchar el sonido de las olas del mar.

Deny Carolina Lara soñaba con llevar a su hermano Jorge Luis Negrete a Estados Unidos y conseguir patrocinio que le permita financiar las terapias de su hermano con discapacidad visual.

Eliana Castellanos anhelaba una estación adaptada para hacer teletrabajo con total ergonomía porque una enfermedad le generó parálisis del lado izquierdo.

Doña Martha Díaz quería tener un taller en su casa donde pueda diseñar ropa especializada en tallas grandes, dado que ha experimentado intensa crítica social por su obesidad.

Todas ellas cumplieron sus sueños.

Añadir nuevo comentario