Jue, 09/12/2019 - 10:29

Bachillerato internacional de UWC, pasaporte a una comunidad global

Desde el inicio de sus operaciones en Colombia más de 240 jóvenes han materializado su sueño de estudiar en el exterior gracias a las oportunidades de educación que ofrece esta organización. El programa tiene un enfoque único en el cual estudiantes de más de 80 nacionalidades estudian y viven juntos. Nelson Mandela fue su presidente honorario durante 18 años.

En la última década 115 jóvenes colombianos tuvieron la oportunidad de terminar sus estudios secundarios en el exterior, afianzar sus conocimientos en cultura general e incluso aprender nuevos idiomas. De esa cifra, un 51 % pudo cursar una carrera profesional en una universidad de Estados Unidos o Europa. Estos son algunos de los beneficios obtenidos a través del programa “Diploma de Bachillerato Internacional” ofrecido por UWC (United World Colleges, por sus siglas en inglés).

La organización ha anunciado que para 2022 construirá en Colombia el primer colegio que ofrecerá este modelo de educación en América del Sur, ya se trabaja en el proyecto con el fin de comenzar la construcción del campus, cuya ubicación aún está por definirse. La inversión inicial sería de 7 millones de dólares. UWC es una organización global, sin ánimo lucro creada en la década del 60, que tiene colegios en 18 países en 4 continentes. En 1974, cuando comenzó a operar en el país, envió el primer colombiano a cursar dicho programa.

Según Ervin Liz, actual presidente en Colombia de UWC y también egresado de este programa, el modelo creado por la organización trasciende el ámbito académico al otorgar a los estudiantes herramientas que los empoderan en otros aspectos de la vida.  “Nuestro programa, además de las clases, les permite a los jóvenes participar en actividades extracurriculares, de liderazgo, expresión creativa, aprendizaje vocacional y convivencia.  Visitan distintos lugares e interactúan con personas y culturas diversas y también los incentiva al desarrollo de proyectos de emprendimiento, investigación e innovación. Es un valor diferencial que tiene nuestra oferta académica y que la hace única entre todas las opciones que existen en el mercado educativo para estudiar en el exterior”, precisó.

Liz habla por experiencia propia, proviene de una familia campesina dedicada a la caficultura en el resguardo indígena Nasa de Togoima, en el municipio de Páez, Cauca. Desde ese lugar salió a los 16 años para cruzar el Atlántico y llegar a Flekke, en Noruega, donde cursó el diploma de Bachillerato Internacional y, posteriormente, gracias al programa de inserción universitaria de UWC, viajó a Iowa, Estados Unidos a estudiar la carrera de Economía en Luther College, donde se graduó en 2017.

Hoy con 26 años y una microempresa que comercializa café especial y orgánico en Colombia y lo exporta a Estados Unidos, está seguro que fue gracias la oportunidad que le brindó UWC que pudo materializar sus sueños y además tener un visión más amplia del mundo para así construir un proyecto propio de empresa que beneficia a su comunidad.

Su experiencia es apenas una de las más de 240 que hoy acumula UWC en Colombia y  que le ha permitido a jóvenes estudiantes salir del país para vivir una experiencia más allá de lo académico. El modelo educativo que promueve la organización está basado en tres pilares fundamentales: educación, paz y sostenibilidad, bajo esta concepción los colegios han sido creados de forma exclusiva para educar con este enfoque y acoger alumnos de más de 80 nacionalidades, sin importar nivel socioeconómico, lugar de procedencia, religión o etnia.

“Cada país es autónomo en los procesos de selección de alumnos, esto nos permite poder elegir estudiantes de cualquier parte del país, estrato socioeconómico y de cualquier tipo de colegio, público o privado. Los criterios de selección que aplicamos se enfocan en el desempeño de los candidatos dentro de su contexto actual, por lo tanto reconocen por igual tanto las habilidades sociales del estudiante como el potencial académico. En ese sentido evaluamos aspectos como curiosidad y motivación intelectual, compromiso, competencias sociales, resiliencia,  entre otros.”, agregó Liz.

Alianzas para la sostenibilidad

Las múltiples alianzas con organismos internacionales como las Naciones Unidas, gobiernos y algunas organizaciones del sector privado le han otorgado a UWC un respaldo global, prestigio y reconocimiento por su trayectoria. Por ejemplo, es el único programa de educación secundaria reconocido por El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

“Nuestro modelo genera unos vínculos que se mantienen en el tiempo, UWC es una comunidad sólida que crece y se consolida con cada experiencia. La mayoría de nuestros estudiantes una vez culminan el programa continúan vinculados a la organización como voluntarios, también algunos se convierten en receptores de otros alumnos en sus países o incluso otros se vuelven donantes permanentes”, afirmó Liz.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.