Mié, 04/25/2018 - 07:28
Presidente Santos ante la Asamblea de la ONU

Cambiar estrategia frente a las drogas, planteó presidente Santos ante la ONU

“Meter a los consumidores o a los campesinos a la cárcel no sirve. Cambiemos el enfoque. Bajo el principio de corresponsabilidad, trabajemos juntos para reducir la demanda y para castigar las organizaciones criminales trasnacionales que se lucran del negocio y siembran dolor y muerte a su paso”, fue el llamado que hizo el Presidente de Colombia a la comunidad internacional. El Mandatario fue uno de los oradores en la Reunión de Alto Nivel sobre Paz Sostenible efectuada en el recinto de las Naciones Unidas en Nueva York.

“Tenemos que cambiar la estrategia mundial para superar el problema de las drogas’, reiteró el Presidente Juan Manuel Santos al intervenir en la Reunión de Alto Nivel sobre Consolidación y Mantenimiento de la Paz, realizada en la sede de las Naciones Unidas.

Al indicar que en Colombia el flagelo del narcotráfico ha alimentado el conflicto y el conflicto ha dificultado combatir efectivamente al narcotráfico, consideró que por esta razón se incluyó en la agenda de negociación con las Farc el tema de las drogas ilícitas.

“Sin las Farc, se abre la oportunidad de resolver por primera vez de manera estructural el problema de la producción de la hoja de coca”, explicó.

Al respecto el Mandatario citó que ya se inició el programa de sustitución voluntaria y de erradicación forzosa de cultivos ilícitos, al tiempo que avanza “una lucha frontal contra los demás eslabones de la cadena, con resultados sin precedentes, por ejemplo en el volumen de droga incautada”.

A renglón seguido, el Jefe de Estado recordó que, como lo dijo hace dos años en la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas, “la guerra que declaró el mundo aquí en Naciones Unidas contra las drogas hace más de 40 años, no se ha ganado”.

En este sentido, subrayó que la estrategia basada exclusivamente en la prohibición y la represión “solo ha generado más muertos, más presos, más organizaciones criminales más peligrosas”.

“Hoy el narcotráfico sigue siendo la principal amenaza contra la paz”, dijo el Mandatario en forma enfática y agregó que los carteles transnacionales asesinan líderes sociales comprometidos en Colombia con la sustitución de cultivos.

“La lucha por tomar control del negocio, que seguirá siendo negocio mientras la demanda siga existiendo, genera muertos y más violencia en Colombia y en la región, como lo vivimos hace una semana en Ecuador”, adujo.

“Si queremos cambiar esa estela de muertes y destrucción social que nos ha dejado el narcotráfico, si queremos proteger la paz de Colombia, de la región y del mundo, tenemos que cambiar la estrategia mundial para superar el problema de las drogas”, sostuvo.

Para concluir este tema de su intervención ante la ONU, el Jefe de Estado reiteró su llamado urgente al mundo “para que abramos ojos ojos”, y expuso que tenemos que reconocer que “si seguimos haciendo lo mismo, seguiremos teniendo los mismos resultados: más presos, más muertos, mafias más fuertes”.

“Meter  a los consumidores o a los campesinos a la cárcel no sirve. Cambiemos el enfoque. Bajo el principio de corresponsabilidad, trabajemos juntos para reducir la demanda y para castigar las organizaciones criminales trasnacionales que se lucran del negocio y siembran dolor y muerte a su paso”, concluyó el Presidente de Colombia.

“En Colombia, con el apoyo de la comunidad internacional… ¡hicimos posible lo imposible!”

De igual manera, el Jefe del Estado colombiano expuso el horizonte de la implementación de la paz en Colombia durante la sesión en la que también intervinieron el Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Miroslav Lajcák; y mandatarios de Bélgica, Bosnia, República Centroafricana; Gambia, Irlanda y Bangladesh.

“Lograr la paz sostenible y duradera, cerrar definitivamente la puerta a un conflicto que durante más de cinco décadas se ha enquistado en la sociedad es el mayor desafío que una nación pueda enfrentar”, expresó el Mandatario antes de explicar los pasos del proceso desarrollado en Colombia para poner fin al conflicto.

Pero subrayó que “es el desafío más sublime, más trascendental que nación alguna deba superar. El único que nos permite el desarrollo, la prosperidad y el entendimiento.

“Porque así como hacer la paz es más difícil que hacer la guerra, construir la paz es más difícil que silenciar los fusiles”, agregó.

El Presidente Santos resaltó el concepto de paz sostenible que centró la sesión de la ONU y dijo que se trata de “un enfoque que incluye el fin de la violencia, la reconciliación entre las personas y con el medio ambiente, y un compromiso decidido con el desarrollo sostenible”.

“Una paz que, como en el caso de Colombia, empodere a las comunidades –en especial a las mujeres y a las comunidades indígenas y afrocolombianas– que sufrieron especialmente los rigores del conflicto” agregó.

El Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Miroslav Lajcák, dio la bienvenida al Mandatario colombiano y recordó que en marzo pasado visitó a Colombia y pudo ver los resultados del proceso de paz en las montañas de Totoró (Cauca).

“En marzo pasado, visité comunidades indígenas en la ciudad colombiana de Totoró. Ahí, no vi solo un ‘programa de la ONU’. Vi una verdadera asociación. Vi un compromiso real con la paz, desde las Naciones Unidas y el gobierno colombiano, hasta los líderes locales”, señaló Lajcák, Ministro de Asuntos Exteriores de Eslovaquia.

“Espero escuchar las lecciones aprendidas del Presidente Santos, a quien tengo el honor de dar la bienvenida hoy', añadió.

El Presidente de Colombia se refirió a las visitas hechas a Colombia este año por el Secretario General de la ONU, António Guterres y por Miroslav Lajcák.

“Por cierto, tuvimos el honor de recibir al Secretario Guterres en enero en nuestro país y en marzo al Presidente de la Asamblea General, Miroslav Lajcák. Pudieron comprobar, en el terreno, los avances y los retos que enfrentamos. A ellos muchas gracias por su apoyo y presencia”, dijo. 
 
El gobernante colombiano precisó que para lograr la paz había que sentar las bases correctas desde el principio.

“No bastaba simplemente con terminar el conflicto. Debíamos convertir la paz en una oportunidad histórica para superar los grandes problemas no resueltos por culpa de la guerra”, sostuvo el Presidente Santos.

Se refirió a la tarea de poner a las víctimas y sus derechos en el centro de la discusión y de la solución al conflicto, introducir la justicia transicional, establecer la reparación y restitución de tierras, y efectuar el desarme y desmovilización de los combatientes.

Resaltó que “en Colombia, con el invaluable apoyo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, lo logramos. Es el proceso en el que se ha entregado el mayor número de armas por combatiente y en el menor tiempo: Apenas ocho meses después de la firma del acuerdo”, indicó.

“En Colombia demostramos que poner fin a los conflictos más complejos y encontrar caminos de entendimiento es posible”, sostuvo el Presidente de Colombia.

“Sanar las heridas producto de décadas de confrontación, es posible. Compartimos nuestra historia con orgullo y con esperanza en un mejor futuro no solo para nosotros sino para la humanidad. Compartimos nuestra historia para lo que pueda servir en tantas zonas de nuestro planeta que sufren los rigores de la guerra”, concluyó.

 

Añadir nuevo comentario