Lun, 09/02/2019 - 09:40

De epicentro del conflicto armado a destino turístico e innovador

Más de 700 beneficiados logra proyecto de desarrollo rural liderado por la Universidad Piloto de Colombia en Viotá. Expertos necesitaron más de 10 metodologías diferentes de restauración del tejido social para lograr resultados de inclusión e innovación productiva. Como las grandes ciudades turísticas del mundo, Viotá estrena imagen, logo, eslogan y directorio de atractivos. Investigadores replicarán caso de éxito logrado en esta emblemática región en otros municipios de Cundinamarca y en el Departamento de Boyacá.

Tener trabajando en el mismo proyecto a quienes por años se enfrentaron con armas es uno de los grandes logros de MAIIP, el Modelo Alternativo de Inclusión e Innovación Productiva creado por la Universidad Piloto con el objetivo de ayudar a que Viotá, fuera reconocido como un destino turístico por su historia, sus cafetales, sus pisos térmicos, y sus paisajes.

“Viotá es incomparable. Basta recordar sus antepasados (los panches), su condición de primer enclave cafetero (antes que el actual eje cafetero), sus luchas agrarias (Viota La Roja), su rol como epicentro de paz en la guerra de los mil días (Tratado de Liberia). Y también es sinónimo de un paraíso terrenal de fauna, flora, pisos térmicos, petroglifos e historia. Todo esto a tan solo unos kilómetros de la capital. Esa dualidad de estar entre el conflicto y el progreso nos llevó a construir con los habitantes un proyecto social que busca desarrollo, reconciliación y paz promoviendo la productividad y el turismo”, explica Mauricio Hernández Tascón, Director de Investigaciones Universidad Piloto de Colombia. 

En el proceso que tomo 4 años de trabajo participaron más de 50 investigadores, 8 grupos de investigación, 30 estudiantes y más de 700 habitantes de Viotá quienes son realmente los protagonistas de esta historia.

“Lo nuestro fue crear formas en las que ellos como habitantes aprendieran a hacer una nueva lectura de la realidad, a identificar sus problemáticas y construir soluciones, entendiendo que la tierra por la que tanto lucharon es un territorio compartido que progresa en la medida que todos trabajen por un desarrollo social autogestionado”, añade Hernández.

La meta siempre estuvo clara. Lograr convertir a Viotá en símbolo de unión territorial que sintetiza la historia colombiana de dolor y resiliencia a escasos 86 kilómetros de Bogotá.

“Cuando empezamos todos nosotros teníamos la misma historia en la cabeza, Viotá estaba cerca y lejos, un pasado colmado de sobresaltos violentos y agrarios, una tierra en busca de reconciliación y paz, por eso sabíamos que teníamos que  trabajar en un modelo de cambio autogestionado para que cuando la Universidad acabe su proceso, los habitantes sigan haciendo de su territorio un lugar de inclusión, bienestar, y desarrollo sostenible”, señala Dayanna Sánchez, Investigadora Principal del Proyecto y Líder de Innovación y Transferencia de Conocimiento de la Universidad Piloto de Colombia.

Fue tan exitoso el trabajo conjunto entre la Universidad Piloto de Colombia, la comunidad y las autoridades municipales que el MAIIP logró resultados en 4 áreas. 

-          Diagnosticar el territorio a nivel político, económico, social y culturar desde sus habitantes, generado estrategias y acciones de desarrollo desde su misma visión.

-          Hacer más productivos sus cultivos emergentes (Mango, Cacao, Aguacate, Cítricos, Maíz, Caña Panelera, Lulo, Mora, Tomate de Árbol, Yuca)

-          Darle vida a una escuela de paz como vía para restaurar el tejido social y promover la reconciliación

-          Al igual que las grandes ciudades del mundo, construir una marca y sus debidas rutas turísticas para atraer turistas nacionales e internacionales

Este modelo de innovación social fue base para la formulación del Plan de Desarrollo 2016-2020 que busca “posicionar a Viotá como un municipio seguro, competitivo e inclusivo durante los próximos cuatro años, a través de la generación de capacidades territoriales que permitan apropiar y responder a los desafíos que supone la realidad del postconflicto en el país”, agrega Sánchez.

Por ser un modelo exitoso de innovación social para la paz, el MAIIP está siendo replicado exitosamente en otros territorios, en Cundinamarca, Boyacá, entre otros destinos.

Resultados en las voces de los protagonistas

Cifras y testimonios dan cuenta de la tarea realizada en este municipio ubicado al suroccidente de Cundinamarca, a escasas dos horas de Bogotá en un área de 208 km² donde habitan 13 mil habitantes.

Saber exactamente cómo es Viotá

Un ejercicio para clasificar con lujo de detalles todas las características relevantes del municipio desde su gente hasta sus cultivos. 

image.png

Mapa de los principales atractivos turísticos 

image.png

Determinar qué sembrar para promover el emprendimiento productivo y la asociatividad.

image.png

 

image.png

 

image.png

Promover la paz con la ocupación sostenible del territorio

“La nueva imagen recoge lo más representativo de Viotá como son el café como símbolo de un pasado de bonanza y un presente emergente, la riqueza de fauna y flora, los petroglifos, así como el campo, la familia y la unión popular”, Daniel Martínez Molkes, Investigador de la Universidad Piloto de Colombia

“Empezamos por estudiar las formas previas de ocupación de Viotá y llegamos a desarrollar un modelo de construcción de paz, replicable en otros municipios de Colombia, a través de la creación de comunidades innovadoras de paz, territorios competitivos, opciones claras de ingresos para las familias, espacios de integración de saberes ancestrales y relaciones funcionales entre Universidad, Empresa, Estado y Comunidad “, puntualiza Hernández.

Añadir nuevo comentario