Mié, 01/08/2020 - 10:01

En lo corrido de 2020, diez municipios de Cundinamarca han resultado afectados por incendios forestales

Además de las heladas registradas en horas de la madrugada en los municipios de la sabana de Bogotá y los valles de Ubaté y Chiquinquirá, se presentan emergencias por cuenta de las altas temperaturas durante el día. A la fecha se han registrado diez incendios forestales en igual número de municipios, entre ellos: Tabio, Suesca, Villa Pinzón, Quipile y Zipaquirá, este último aún activo. La afectación total es de 16 hectáreas de bosque.

En Choachí, Gama, Gachetá, Gutiérrez y Ubaque, poblaciones que hacen parte de Corporinoquia y  Corpoguavio, también se han reportado emergencias.

La presencia de picos muy altos de temperatura  en el transcurso del día y muy bajos durante la noche, desencadena estrés hídrico, condición que sufren las plantas y cultivos por la falta de humedad  en los suelos, lo que permite una rápida propagación de los incendios.

Aunque se han presentado menos incidentes que el año pasado a esta fecha (en 2019 se habían reportado 22 emergencias), la autoridad ambiental reiteró las recomendaciones para reducir la posibilidad de iniciación de conflagraciones forestales, asociadas a comportamientos que históricamente han sido identificados como generadores.

Recomendaciones:

  • Evitar hacer fogatas, arrojar elementos de vidrio y/o colillas de cigarrillo que puedan generar incendios.
  • No realizar quemas de basura, ni material vegetal a cielo abierto. La CAR recuerda que cuando estas actividades ocasionan incendios forestales, se contemplan como delito ambiental.
  • Realizar vigilancia de bosques nativos para dar aviso oportuno de la generación de conatos.
  • Establecer y ubicar las fuentes de agua disponibles, para utilizar en caso de un incendio forestal.

El llamado a la comunidad es a que se mantenga vigilante, ya que los meses de enero y febrero son de tendencia muy seca, generando un aumento progresivo  en la cantidad de incendios, afectando las fuentes hídricas, cultivos y a la comunidad en general.

Las heladas continúan

En la madrugada del sábado, la CAR desde su red de monitoreo hidrometeorlógico, registró las primeras temperaturas de este año por debajo de los cero grados Celsius, en los valles de Ubaté, Chiquinquirá y la sabana de Bogotá, fenómeno conocido comúnmente como heladas, lo cual representa una  amenaza para los pastos y cultivos de estas provincias y zonas colindantes.

Por estos días se está evidenciando baja nubosidad lo que genera altas temperaturas y  gran incidencia  de radiación solar a lo largo del día. Las máximas temperaturas se están presentando hacia el mediodía, y en contraste, a la madrugada se presentan temperaturas extremadamente bajas, por lo que la CAR recomienda a las comunidades de estas zonas, en especial a los agricultores, tomar medidas preventivas como proteger cultivos y pastos de temperaturas bajo cero en horas de la madrugada, en especial entre las 4:00 y 6:00 de la mañana, colocando fuentes de calor, cubriéndolos con materiales plásticos y evitar la limpieza excesiva de éstos para evitar pérdidas.

Según predicciones del IDEAM, esta condición se mantendrá durante toda la semana.   

Teniendo en cuenta que entre los meses de enero y febrero se podrán seguir registrando heladas, tanto el Ministerio de Agricultura como el IDEAM y la CAR hacen las siguientes recomendaciones:   

• Reducir actividades de laboreo para evitar la excesiva pérdida de agua por evaporación.

• Sembrar en aquellos lotes en donde se facilite la aplicación de riego y, en lo posible, en donde no haya historial de heladas.

• Realizar la adecuada fertilización para que las plantas estén menos susceptibles a las bajas temperaturas.

• Instalar pequeñas fuentes de calor distribuidas en los lotes o invernaderos, sin olvidar las medidas de precaución para evitar posibles incendios.

• Cubrir las plantas con coberturas plásticas.

• Humedecer el suelo al final de la tarde.

• Cubrir el suelo de las chacras con sulfato potásico o manganeso y rastrojo para endurecer las plantas.

• Preparar pequeños invernaderos con maderas y plástico alrededor de las plantas para protegerlas del frío intenso.

• Procurar las siembras en ladera y en los lotes bajos de la finca o en aquellos con facilidad de aplicar riego.

La CAR recuerda además, que cuando hay heladas se presenta poca nubosidad y altas temperaturas, lo que incrementa el riesgo de que se presenten incendios forestales. 

Añadir nuevo comentario