Jue, 02/14/2019 - 08:17

En un 25% se incrementaron casos de hostigamiento contra estudiantes en colegios públicos de Bogotá

El acoso escolar es una amenaza que puede afectar a cualquier niño. El bullying es una palabra inglesa que significa intimidación. Desgraciadamente, esta palabra está de moda debido a los inumerables casos de persecución y de agresiones que se están detectando en las escuelas y colegios, y que están llevando a muchos escolares a vivir situaciones verdaderamente aterradoras. En Bogotá, las cifras indican que el aumento de este tipo de intimidaciones ha aumentado en un 25%.
  • Los casos fueron reportados en el Sistema de Alertas de la Secretaría de Educación.
  • Entre los reportes de hostigamiento, se presentan casos de violencia física, sexual, psicológica y económica que tienen lugar en los entornos escolares.

Para el Concejal Rolando González, es preocupante el aumento de las situaciones de vulneración de derechos que se presentan al interior de los establecimientos educativos. En el año 2017, los casos conocidos por la entidad fueron 450, mientras que, en el año 2018, la cifra creció a 566, para un total de 1.016 casos en dos años.

De acuerdo con el cabildante, debe ser una prioridad de los colegios, promover acciones y ofrecer herramientas sólidas para que nuestros estudiantes se desenvuelvan en ambientes sanos y seguros. El Concejal identificó que en el 60% (590) de estos casos, las víctimas son de sexo femenino, el 42% de los casos se ubican en edades entre los 12 y 14 años (426) y el 30% de las denuncias de estas situaciones se concentraron en 5 localidades: Kennedy, Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Rafael Uribe y Suba. Por ejemplo, de los 70 casos presentados en la Localidad de Engativá, el 55% son por violencia física, el 22% por violencia sexual y el 20% por violencia psicológica. En Ciudad Bolívar, de los 119 casos presentados en esta localidad, el 50% fueron por violencia física, el 38% por violencia psicológica, mientras que 9% es por violencia sexual.

El panorama de estas situaciones, refleja que los jóvenes son hostigados o sujetos de estas violencias en su entorno escolar, por diversas razones, entre ellas: su edad, género, rendimiento académico, situación de discapacidad, rasgos o defectos físicos, procedencia geográfica, condición socioeconómica y orientación sexual.

El concejal González hizo un llamado de atención a las entidades distritales y autoridades competentes, para que estos casos no se conviertan en una cifra más, sino que puedan actuar y dar respuesta inmediata a los hechos que se reportan en el Sistema de Alertas. “Estas situaciones de violencia, de no ser atendidas oportunamente, podrían llegar a tener fuertes consecuencias en la vida de estos niños y niñas como trastornos de aprendizaje, deserción escolar, consumo de sustancias psicoactivas y conductas suicidas en los estudiantes”, afirmó el cabildante.

Añadir nuevo comentario