Mié, 07/26/2017 - 07:32

Exalcalde y extesorero de Mocoa (Putumayo) asegurados por corrupción en el sector de la salud

Fotografía Lanacion.com.co. Otras cuatro personas también aceptaron cargos por transferencias electrónicas irregulares y apropiación de $1.300 millones.

Con medida de aseguramiento de detención domiciliaria fueron afectados el alcalde de Mocoa (Putumayo), Mario Luis Narváez Gómez (2008-2011), y el tesorero de esa ciudad durante el mismo periodo, Ever Clemente Ruíz, por ocho eventos de peculado por apropiación y falsedad ideológica en documento público.

La decisión, por los mismos delitos, también afecta a Teresita de Jesús Erazo Melo, interventora del Régimen Subsidiado de Salud del municipio de Mocoa para la época y quien fue capturada en Pasto (Nariño).

Entretanto, en Ipiales (Nariño), fueron capturados y judicializados Germán Humberto Guerrero Pepinosa, quien trabaja en el sector de las IPS; Jimena Alexandra Tobar Cortes, gerente de la empresa Coinsa, y su esposo Carlos Fernando Reyes Chamorro. El juez dispuso para estas tres personas medida no privativa de la libertad.

Todos los procesados detenidos por personal del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) el 18 de julio último, en cumplimiento de la orden proferida por el Juez Primero Penal Municipal de Mocoa, aceptaron su responsabilidad en los punibles que la Fiscalía les endilgó.

En la investigación de la fiscalía seccional de Administración Pública se estableció una defraudación al sector de la salud por $1.354.952.474, a través de ocho (8) transferencias electrónicas realizadas desde la Alcaldía de Mocoa —entre los meses de marzo y diciembre de 2011— de la cuenta maestra del municipio, denominada “sistema general de participaciones régimen subsidiado de salud”, a dos cuentas bancarias de la empresa privada Comercializadora Internacional de Servicios Aduaneros Ltda. (Coinsa), con sede en Ipiales.

Entre las irregularidades se determinó que Coinsa no fue proveedora y/o prestadora de servicios de ninguna de las EPS que operan en Mocoa, ni tenía obligación alguna con el municipio, empezando porque su actividad comercial está dedicada a servicios aduaneros de exportaciones, importaciones y transporte de carga.

Por otra parte, en la tesorería municipal aparecían registradas las transferencias como pagos a la EPS Mallamas y Selvalsalud, cuando en realidad se efectuaron a la firma exportadora.

Mediante labores investigativas de búsquedas selectivas en bases de datos financieras, levantamiento de reserva bancaria y análisis contable, se evidenció que Narváez Gómez en su condición de alcalde de Mocoa y Ruíz en su calidad de tesorero fueron las personas que  diligenciaron, firmaron y autorizaron las órdenes de transferencias electrónicas.

Asimismo, que el entonces alcalde dirigió tres oficios al gerente de Banco Agrario de la sucursal Mocoa, certificando que la empresa Coinsa prestaba el servicio de suministro de medicamentos, para los usuarios de las EPS Mallamas.

En desarrollo del proceso, además se comprobó que Erazo Melo fue la encargada por el mandatario local para ubicar una empresa que recibiera los dineros, y para ello se apoyó en su amigo Guerrero Pepinosa, quien finalmente sirvió de enlace con la empresa  Coinsa, cuya gerente y su esposo accedieron a participar en el ilícito.

Finalmente, la Fiscalía también determinó que para la salida del dinero de la exportadora, su gerente giró 71 cheques a nombre de terceras personas y realizó una transferencia electrónica por $35.000.000 a nombre de Servicios Médicos Integrales, de la cual era representante legal era  Teresita de Jesús Erazo Melo

Añadir nuevo comentario