Vie, 10/15/2021 - 10:12
Foto: ONU

Las comunidades vulnerables seguirán soportando la peor parte del cambio climático

La crisis climática puede traer un hambre sin precedentes, dice la ONU.

En el contexto del Día Mundial de la Alimentación, que se conmemora cada 16 de octubre, se dio a conocer un nuevo análisis del Programa Mundial de Alimentos de la ONU en el que se destaca que las comunidades vulnerables, "que en su gran mayoría dependen de la agricultura, la pesca y la ganadería y son las que menos contribuyen a la crisis climática, seguirán soportando la peor parte de los impactos medioambientales con escasos recursos para amortiguarlos".

Según el informe, si la temperatura mundial acaba registrando un aumento medio de 2ºc respecto a los niveles preindustriales, cerca de 189 millones de personas adicionales terminarán sufriendo hambre.

"Grandes extensiones del planeta, desde Madagascar hasta Honduras y Bangladesh, están sumidas en una crisis climática que es ya una realidad cotidiana para millones de personas. La crisis climática está fomentando una crisis alimentaria", sostuvo el directorejecitivo del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley. “La crisis climática tiene el potencial de abrumar a la humanidad. El mundo no está preparado para un aumento sin precedentes del hambre que veremos si no invertimos en programas que ayuden a las comunidades vulnerables a adaptarse y hacerse resilientes a nuestro clima cambiante”, agregó.

Por su parte, el Secretario General de la ONU, António Guterres, destacó que actualmente cerca de 3000 millones de personas -es decir, el 40% de la humanidad-no pueden permitirse una dieta saludable. Según el director del organismo multilateral. el hambre, la subalimentación y la obesidad van en aumento y la situación ha empeorado con la aparición de la pandemia del coronavirus, dejando a otros 140 millones de personas sin acceso a los alimentos que necesitan.

También llamó la atención sobre las cadenas de producción y consumo que suponen un alto impacto medioambiental en detrimento de las comunidades más vulnerables.  La forma de producir, consumir y desperdiciar la comida “supone una pesada carga para el planeta” y produce “una presión histórica sobre nuestros recursos naturales, nuestro clima y nuestro medio natural”, dijo Guterres.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.