Vie, 08/04/2017 - 08:08

Presidente promulga este viernes nueva Ley que regula el servicio militar en Colombia

El evento se cumplirá a las 8:30 de la mañana en la Casa de Nariño y contará con la asistencia del Ministro de Defensa y los Altos Mandos. La norma contiene aspectos relacionados con el servicio militar obligatorio, la definición de la situación militar, las tarjetas de reservista y provisional militar, los derechos, prerrogativas y estímulos al momento de la incorporación y al término de la prestación del servicio militar, las infracciones y sanciones y la movilización y control de reservas, entre otros.

A las 8:30 de la mañana, en la Casa de Nariño, el Presidente Juan Manuel Santos promulgará la nueva Ley que reglamenta el servicio de reclutamiento, control de reservas y la movilización, evento que contará con la asistencia del Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y los altos mandos de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional.

En la nueva Ley, se crean incentivos académicos y educativos para quienes se enlisten en las Fuerzas Armadas. En un plazo no mayor a 10 años dejaría de ser obligatorio y existiría la opción de prestar un servicio ambiental, cultural, educativo o deportivo.

Otro elemento tiene que ver con el mejoramiento del ingreso que reciben los muchachos durante su estadía en la Fuerza Pública. Más de 120 mil soldados regulares que recibían 90.000 pesos mensuales pasarán a ganar 340.000 mil, poco más del 30% de un salario mínimo.

Quienes sean incorporados a la Institución deben tener entre 18 y 24 de años de edad, y prestarán el servicio por un período que se reduce de 24 a 18 meses. El servicio militar sigue siendo de carácter obligatorio.

Un punto clave es la modificación de la fórmula para calcular el precio de las libretas militares, con el fin de reducir sustancialmente el costo para las personas de menos recursos. Se busca aplicar una nueva fórmula que redistribuye de manera más equitativa los costos, de acuerdo al nivel socioeconómico de la población.

La cuota que se cancela por la libreta militar también se reducirá. Así, alrededor de 940 mil jóvenes que se encuentran en calidad de remisos podrán obtener el documento por un valor no superior a 111.000 pesos.

Asimismo se plantea una gran amnistía para las personas que están en condición de remisos, facilitándoles presentarse ante un distrito militar para arreglar su situación con un pago relativamente económico, que no superará los $120.000, el 15 % de un salario mínimo mensual vigente.

Otros cerca de 900 mil jóvenes que no han definido su situación militar y presentan multas en el sistema, serán absueltos. El Ejército deja claro que personas de bajos recursos, jóvenes de estratos 1, 2 y 3, en condición de desplazados y víctimas del conflicto armado, podrán acceder a su documento sin cancelar un solo peso.

Con la entrada en rigor de esta nueva ley, se acabarán las llamadas “batidas del Ejército” en las que se reclutaban los jóvenes. Las jornadas de incorporación serán cuatro veces al año.

Para quienes no han solucionado su situación militar pueden acercarse a los Distritos Militares más cercanos e iniciar los trámites pertinentes para obtener su documento. En los próximos días el Ejército Nacional incorporará una página web con el fin de solucionar inquietudes a la ciudadanía.

La Ley 189 de 2016 tendrá un plus en el sistema laboral, que consistirá en que los jóvenes que aún no tengan su libreta militar y deseen iniciar su vida laboral tendrán un plazo de hasta 18 meses para obtenerla. Las empresas están en obligadas a otorgar ese tiempo.

Quienes vivan fuera del país, contarán con comisiones especializadas en Estados Unidos, España y otros países con el fin de adelantar el trámite.

Las mujeres entre 18 y 24 años que quieran ingresar a la Institución lo podrán hacer sin ningún inconveniente, por ello no será extraño para los ciudadanos encontrar mujeres vestidas con el uniforme de la Institución en las diferentes vías del país.

Frente a la objeción de consciencia, se trabaja con la Defensoría del Pueblo para no vulnerar los derechos de las personas que por razones étnicas o de religión no quieran prestar el servicio militar. Quienes hagan esa solicitud, deben manifestar por escrito o en forma verbal su decisión, y exponer sus razones para ser exonerado de prestar servicio militar.

Añadir nuevo comentario