Dom, 01/02/2022 - 13:59

Big fish and Begonia

Estaba esperando estar en el mar para escribir sobre esta fascinante entrega de Liang Xuang y Zhang Chun.


Un filme chino inspirado en la mitología china, impecable prueba de lo que es la filosofía de los peces, o mejor, la simbología. En la vida hemos oído hablar de peces gigantes y siempre nos los muestran monstruosos.

Esta película es una demostración de la diferencia entre las ideologías occidentales, el cine que estamos acostumbrados a ver y los orientales, todo lo que nos proporcionó con tal bondad Studio Ghibli y es que Big Fish and Begonia, sin pertenecer a esta casa productora de magia, conserva ese espíritu.

Ahora bien, ni hablar de las gráficas, su nivel de simbolismo en los colores, o dicho más poético, su intenso surrealismo, es absurdo. ¿Cómo es posible que quieran y puedan mostrarnos que los delfines son guardianes de las almas y que debajo del inmenso oceáno habitan esos otros, que ni son humanos ni son dioses?

"Algunos peces nunca pueden ser atrapados, porque pertenecen al cielo". Con solo esa frase se entiende el profundo respeto que merecen los seres vivos y que el ser humano aún no ha entendido. Y lo que para esta cultura significa esa especie tan milenaria que domina la furia del mar.

"Estaré en el mundo humano como viento y lluvia, para acompañarte". Le dice el buen amigo a la protagonista, Chun. No quisiera contarles qué pasa en la historia, porque este no es el fin de esta columna, lo que quiero es descifrar lo que está en el oceáno de esa gota que nos dan. Justo hoy en México vi una ballena desde la playa y si hubo alguien pensando en la eternidad, en el momento en el que ese gran mamífero acuático expulsaba agua de su orificio, es porque todo está conectado de abajo a arriba.

En las mitologías dicen que existe un portal hacia eso que dicen es el más allá y que queda entre el mar y el cielo. Cientos de historias hemos escuchado sobre las desapariciones en el fondo del mar, las Bermudas y más. ¿Pero por qué nos las muestran tan enigmáticas?

Por qué no más bien nos muestran como lo hacen en este filme, un mundo de misticismo en donde los gatos se convierte en jugadores de cartas y los ancianos pueden curar con sus largas cabelleras.

Pero ya está bien, esto es lo que nos brinda Big Fish and Begonia, magia pura, en donde si quisieran, mostrarían el mundo humano como un infierno, pero prefieren ponerlo al mismo nivel de sublime a ese paraíso creado por los chinos y los japoneses.

El árbol, la Begonia, es lo más parecido al Ygdrassil para los bárbaros, un árbol que une el cielo con la tierra, por que sus raíces son tan grandes como sus ramas, solo que en este caso es el cielo y el agua, que igualmente siguen siendo naturaleza, que un delfín pueda volar en el cielo, eso solo lo pueden hacer los orientales. 

Gracias a la vid y buen inicio de año, si quieren ver algo muy romántico, véanse esta joya.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.