Jue, 10/11/2018 - 19:23
Foto: Colprensa.

Cuando el río suena...

Algo anda mal en el escándalo en que se ve involucrado el empresario Carlos Mattos. Hoy se puede pensar que el exitoso empresario conocido importador de la marca de automóviles Hyundai o bien cayó en una cadena de sobornos en medio de la más crasa ingenuidad, o bien alguien está interesado en meterlo tras las rejas a punta de testigos falsos y noticias falsas, esa nueva modalidad criminal que hoy retroalimenta la mayor parte de las decisiones judiciales en Colombia.

Para empezar resulta por lo menos extraño que haya que monitorear un reparto para tratar de que determinado juez falle una medida cautelar a favor de Mattos, cuando la petición jurídica a todas luces estaba sustentada. Es difícil que una persona decida echarle un empujoncito a una demanda corriendo riesgos penales cuando tiene todas las de ganar. 

Por esta razón algunos medios han insinuado que detrás del caso Mattos hay gato encerrado y que sienten pasos de animal grande. Un periodista llamado Gonzalo Guillen que se ha hecho famoso por inventar casos como que el dirigente del M19 Jaime Bateman jamás murió en un avión que se cayó sino que se voló con un botín de dinero de su organización, o se ha destacado por ser una especie de lambebotas de Daniel Coronell o por ejercer sin ninguna discreción el más radical antiuribismo, ha sacado dos reportajes que insinúan que en el caso del supuesto soborno y manipulación informática por los que acusan a Mattos puede haber alguien muy poderoso detrás de la medida de aseguramiento y de la solicitud de extradición que expidió un juez en Bogotá. 

Interpol expidió circular roja en contra de Carlos Mattos con una inusual petición del juez “Si se da ese peligro para la sociedad, a una persona que no respeta límites con tal de mantener su riqueza”. Para algunos círculos jurídicos de España existe una notoria tendencia a querer castigar la riqueza, la cual se refleja en lo que sostuvo el juez durante la audiencia sobre Mattos “Tiene un poder económico inmenso en un país pobre como Colombia. Por un lado, corrompe la justicia y por otro la obstruye”. Mattos le salió al paso con un trino “Me encuentro en España, país del que soy ciudadano, trabajando en mi defensa con mis abogados para demostrar mi inocencia y que todo esto ha sido una persecución orquestada por gente muy poderosa. Ya me presenté a la Interpol voluntariamente por si tienen algún requerimiento”.

El tema ha sido de gran cubrimiento tanto por medios nacionales como internacionales por la trascendencia del personaje. Carlos Mattos es prácticamente una figura del jet set mundial que ha ganando fama por sus amistades célebres y su asistencia a grandes y pomposas fiestas de la nobleza española. Pero llama la atención que no aún no ha quedado muy claro el hecho de que haya sido tan fácil para la fiscalía desenredar la madeja. Testimonios contradictorios y ofertas de rebajas de penas han rondado el caso Mattos y no se vislumbra una pronta claridad en el desarrollo del proceso. Todo esto en medio del ejercicio de un fiscal que para muchos es alguien que llegó a poner orden en el tema de la corrupción pero para muchos otros está involucrado en asuntos no muy santos.

Piedad Córdoba, la dirigente liberal que se destaca por soltar verdades que casi nadie se atreve, en una columna en el portal Las 2 orillas retoma lo que dice el periodista Gonzalo Guillén en La Nueva Prensa donde afirma que el fiscal estaría involucrado con una empresa panameña llamada Amanda Advisors, que fue creada por otra denominada Rosas & Rosas quien tiene nexos directos con el blanqueo de dinero de los sobornos de Odebrecht, a través de la cual adquirió un apartamento en Madrid, España, que ya reconoció de su propiedad. Estos vínculos con Odebrecht se entrelazan con la participación de un empresario ecuatoriano que ha sonado en relación con los sobornos con la empresa Brasileña. Justamente el mismo empresario que sería la contraparte interesada de Mattos.

El periodista Guillen dice que capítulo de corrupción de Odebrecht en Ecuador es una gama de intereses ocultos e infracciones maliciosas que tienen asombrado al mundo. Según esta información el escándalo de la firma brasileña puso a huir al hombre más rico de Ecuador, Juan Eljuri Antón, con enormes tentáculos en Colombia, Bolivia, México y Perú, entre otros países. Además está también en la mira de la justicia  a su hijo, Juan Pablo Ejuri Ventimilla, quien tiene orden de captura internacional. Según estos datos las grandes empresas y los negocios más prósperos del Ecuador pertenecen a Juan Eljuri, de origen libanés, silencioso y extravagante, relativamente desconocido, que ya suena con fuerza en Colombia desde cuando obtuvo la franquicia de Hyundai tras en un pleito multimillonario con el grupo empresarial colombiano Hyundai Colombia Automotriz.

El escenario es como para película de Fancis Ford Copola. Fiscal colombiano enredado con el Grupo Aval y asociado al escándalo de Odebrecht, empresario ecuatoriano enredado con sobornos de Odebrecht y ambos coincidentemente en la otra orilla en contra del empresario colombo español Carlo Mattos por el tema de la pelea por la representación de Hyundai, abre más dudas que soluciones jurídicas. No en vano Piedad Códoba afirma que “El fiscal Martínez está dejando grandes interrogantes que afectan la credibilidad de la Fiscalía, hoy en manos del poder financiero vinculado, al parecer, a escándalos de corrupción¨. En este mismo sentido el senador Armando Benedetti ha puesto en duda la actuación de la Fiscalía y la rectitud del Fiscal Nestor Humberto Martínez. 

Benedetti aseguró en noviembre del año pasado que tenía pruebas para denunciar al Fiscal y pidió que se investigara su papel en la recaudación de la plata de Odebrecht para la campaña de 2014. Consideró que ha abusado del poder y que lo denunciaría ante la Procuraduría porque tenía evidencias, que pondría en conocimiento de la DEA y del FBI, para demostrar cómo desde la Fiscalía se estrían manipulando testigos del caso Odebrecht para encubrir a sus socios políticos. “El fiscal es un rufián y según la Real Academia un rufián es una persona sin honor, despreciable y perversa, me mamé de este señor y de su persecución contra mí y mi familia, están buscando cárcel por cárcel testigos para que hablen en contra mía y de mi papá y de mi hermana, todo lo que ha dicho en mi contra es estúpido e ilógico, ya no saben qué inventar”, dijo en sus airadas declaraciones el congresista. 

Por otro lado, el periodista Gonzalo Guillen ha publicado “El Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, oculta bienes y fondos en España” a través  de la empresa panameña Amanda Advisors S.A, creada en octubre de 2007 y de la cual es dueño con su familia. Según esta información las acciones son al portador y su nombre no figura en ellas por lo que tampoco aparecen declaradas tributariamente en Colombia. Entre los bienes ubicados en España se encuentra el lujoso apartamento en Madrid, valorado en cerca de tres millones de euros, además de fondos bancarios en el Banco de Santander, recibidos, mediante transferencias provenientes al parecer de paraísos fiscales, según fuentes judiciales españolas citadas por Guillen.

Añadir nuevo comentario