Mié, 01/17/2018 - 07:29

¿Cuándo y cómo llegará la solución?

Desde el pasado 08 de Abril de 2017 he escrito todos los miércoles mis columnas sobre lo mismo, EL HACINAMIENTO CARCELARIO EN COLOMBIA, lo titulé: "El monstruo de 150 mil cabezas", aunque al final, por las estadísticas entregadas, el valor es mayor y se acerca a las 180 mil cabezas. Es un tema que he manejado en varias formas en donde incluí denuncias de varios sindicatos del INPEC y hablé de temas delicados como el de la corrupción en el mismo INPEC. Es probable que el tema del hacinamiento por sí solo pueda llegar en un momento dado a tener una especie de adormecimiento, como quiera que mis columnas no pueden versar siempre lo mismo, pues la idea no es saturarlos, señores lectores, les planteo ésta pregunta del título como para redondear todo lo que he escrito.

En la columna de hoy, voy a tratar de hacer un resumen de todo lo que he escrito sobre el tema del hacinamiento, es claro que no se trata de dar por terminadas mis columnas sobre éste tema tan delicado y menos por el hecho de que creo que con mis columnas he levantado  ampolla y  he llamado la atención de las personas inmersas en ésta situación,  a fe que creo que lo conseguí. Es como dar mi opinión sobre la forma como creo que éste problema social tan delicado puede disminuir, partiendo de la base de lanzar aquí una premisa cierta: EL HACINAMIENTO CARCELARIO  ES UNA CONSTRUCCIÓN MAQUIAVÉLICA DEL SISTEMA PENITENCIARIO Y CARCELARIO, CORRUPTO Y MAL INTENCIONADO que tiene en el hacinamiento una forma de lucro y de búsqueda de  un seguro de vida permanente, ésa además de ser una premisa que lanzo es una realidad que he venido viendo desde que trato éstos temas, eso ya hace casi 5 años.

Alguna vez escribí, dentro de éste tema algo que titulé: ¿ QUIÉN O QUIÉNES GANAN CON TANTO HACINAMIENTO CARCELARIO EN COLOMBIA?, fueron varias columnas y especiales que hice al respecto, hoy creo que tengo la respuesta a ése interrogante: TODOS, sí, todos los que están dentro del “ SISTEMA “, de una forma u otra se benefician y obviamente ruegan a sus dioses del olimpo carcelario que el hacinamiento no desaparezca y a fe que sus dioses los oyen, porque ése flagelo, en lugar de desaparecer sigue y seguirá existiendo en Colombia por mucho tiempo.

Dentro del recorrido largo y extenso de mis columnas sobre el tema carcelario llegué varias veces a hablar de cosas que se pueden considerar positivas dentro de todo lo negativo que éste problema tiene, hablé por ejemplo de la Comunidad Terapéutica Nuevos Horizontes, comunidad que está en un patio o pabellón de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, resalté su labor social y la forma como con sólo terapias ocupacionales y de grupo, sin medicamentos, hacen que unas personas que pagan por sus delitos y que además están azotadas por el vicio de las drogas, traten, por lo menos de cambiar ésa forma de vida y busquen verdaderamente resocializarse y hacer que cuando vuelvan a estar en sociedad, sean personas sanas de éstos vicios y llenas de nuevos valores y de ideas sanas en pro de su propias vidas y de las de sus familias. En ésas columnas elogié la labor que hace el Dragoneante HERIBERTO FLÓEZ en la dirección de ésta comunidad, así como algún día hablé de que ésa labor lo llevó a ser llamado como EL MEJOR GUARDIÁN DEL PAÍS. En verdad que lo dije y lo digo, ésa es una gran labor, que no tiene horarios y que requiere toda la dedicación y el esfuerzo personal.

Muchas personas me han colaborado a lo largo de éste tiempo. Menciono inicialmente al Teniente Mayorga, Director en ése tiempo de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, la primera persona que algún día, sin conocerlo, me mencionó que leía mis columnas, desde ése día iniciamos una amistad, amistad que se reforzaba a diario con sus ayudas logísticas que materialicé  en mis escritos. Conté también con la ayuda del Dragoneante Marco Cruz, Director de la Sección de Domiciliarias y de Vigilancia Electrónica de la Modelo de Bucaramanga, el con su experiencia y con sus datos me dio mucha información, del Dragoneante Camargo, Director de Tratamiento de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, así mismo, desde hace un buen tiempo he contado con la ayuda de personas de otras ciudades, como el Dragoneante Bustamante, Director Nacional de la UTP, del Dragoneante Robayo, miembro activo de éste Sindicato, de Nidia Noralda Arias Ávila, Presidente Sindical de la Subdirectiva Departamental SINTRAPECUN- Filial FECOSPEC, ella a su vez, me ha puesto en contacto con otras personas que con sus datos me han dado muy buena información para las denuncias . En Palogordo, Santander, he contado en todo momento con la ayuda del Dragoneante Nelson Sánchez, quien un día me aportó datos que publiqué sobre el director de ése momento de la cárcel de Palogordo.

En fin, han sido muchas letras las que he escrito, todas en procura de encontrar respuestas a mis interrogantes, ayudas reales para los internos que sufren a diario el rigor inhumano del hacinamiento, cuestionamientos sobre la forma actual de dirección de las cárceles en el país y alguna que otra denuncia que pone en entredicho la honestidad de los dirigentes del INPEC, denuncias que tuvieron que ver con la USPEC, éstas denuncias junto con las investigaciones ciertas llevaron a la declaración de insubsistencia de su directora por supuestos actos de corrupción y la semana pasada, una denuncia cierta en contra del mismo Director General del INPEC, un General de la Policía, quien en una Resolución buscó entregar el control, el dominio y el usufructo de los expendios de las cárceles a particulares, control que se pretendió empezar a hacer en la Cárcel de Medellín- Bellavista.

Hace unos días le hice la pregunta a un funcionario del INPEC sobre a quién le beneficia tanto hacinamiento, el me respondió que esencialmente al Gobierno, me dijo que en Colombia se ha querido implantar un modelo penitenciario que se lleva en Chile, se quiere entregar las cárceles a los particulares para que ellos las dirijan , eso obviamente haría que las cárceles se convirtieran ahí sí, en una forma de empresa y obviamente toda empresa busca su beneficio, sus réditos, su utilidad a costa de los presos, sin importar en qué condiciones de vida están.

Dentro de mi largo transcurrir en éste campo carcelario, alguna vez dije que lo que se debe hacer es DEFENDER AL HOMBRE, NUNCA AL DELITO, eso por la cantidad de ofensas que recibo a diario por tratar de hacer cosas en beneficio de la población carcelaria, ésa que la sociedad llama delincuentes, monstruos, personas anti-sociales. También les he pedido a los lectores que cuando hablen de los presos, traten de hacerlo con moderación en sus palabras, pues nadie, ninguno, estamos exentos de caer en una cárcel, emulo a diario la canción que reza: CÁRCEL Y HOSPITALES CUBREN NUESTRA ACERA.

Eso es todo lo que he hecho y me siento orgulloso de mi labor, modestia aparte creo, sin exagerar y sin vanaglorias, que soy el único columnista en Colombia que escribe sobre temas carcelarios permanentemente, hay algunos que en algún momento tocan éstos temas, pero motivados por situaciones coyunturales.

Hoy, para redondear éstas letras de sacada de pecho personal, quiero plantear y dejarles el interrogante de cuándo y cómo podrá llegar la solución al problema del hacinamiento carcelario en Colombia, para mí, analizando todo lo que he dicho y escrito en mis columnas, digo con dolor y con mucha preocupación que creo que NUNCA. Sí, así como lo leen, NUNCA, porque el Hacinamiento es la materia prima de la corrupción galopante que hay en el Sistema Penitenciario y Carcelario, sistema que no desaparecerá jamás, así le cambien el nombre al INPEC, lo eliminen como quiere hacer el Gobierno, éste Sistema a su vez está condimentado a diario con el sazón de la delincuencia, de los modelos carceleros de nuestra legislación penal , de la intención negra de los jueces de dejar gente en la cárcel y de los modelos económicos de los Gobiernos de turno que cada vez más cierran las oportunidades laborales a los ciudadanos, amén de la participación nefasta de la droga en las personas, sobre todo en los jóvenes, así como la pérdida de valores que a diario se ve en nuestros hogares. Todo eso revuelto hace un coctel que es muy difícil de acabar y que tiene como su cereza, LA CORRUPCIÓN, que como se ve , es el pan diario de nuestras comidas en Colombia.

Perdónenme que peque de pesimista, pero esto que escribo es producto de todo lo que me ha enseñado mi labor, mucho tiempo dedicado a éste tema me ha mostrado que la solución al problema del hacinamiento carcelario no llegará tan fácil mientras siga existiendo el Sistema Penitenciario y Carcelario actual Corrupto. DIOS QUIERA QUE ME EQUIVOQUE y que pronto esté escribiendo cosas contrarias a ésta opinión, eso es lo que pienso, ustedes qué creen?.

 

There is 1 Comment

buen tema para debatir y tratar de que se apliquen mas el derecho a la igualdad procesal la cual no quieren entender los jueces de ejecucion de pena y de conocimiento que la igualdad procesal comtemplada en el art 13 de la c.p.c es un derecho y no esta supeditada al criterio del juez que en definitiva es quien debe aplicar la norma para asi acabar con el hacinamiento carcelario que sigue aumentandose en el pais

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.