Mié, 05/29/2019 - 08:43

Cuando YouTube se contagia de la telebasura

Cuando YouTube empezó, el concepto Youtuber aún no se había acuñado. Es más, ni se había pensado en la posibilidad de que cualquiera pudiese ser creador de contenido. La plataforma en sus orígenes era una forma de ver tráilers de películas, ver videoclips o algún video ñoño de animales o de humor básico.

De pronto un día, una persona pensó que era una buena plataforma para mostrar. Así y no de otra manera los tutoriales comenzaron a invadir YouTube. Los hambrientos de conocimiento fuimos como locos a visualizar esos videos, convirtiéndose así la plataforma en un formato de aprendizaje y sabiduría (no contrastada por nadie, todo debe decirse), que fue evolucionando en la calidad de los videos. Lentamente fue progresando hacía diversas ramificaciones, videos de partidas a videojuegos que más tarde llamaremos gamers, videos donde se hacían reseñas de productos (al principio los que reseñaban compraban sus productos, paulatinamente las empresas fueron “apadrinando” a los diversos creadores de contenido) Al principio se les regalaban productos, a golpe de suscriptor esos creadores de contenido acabaron siendo patrocinados. Algunos de ellos lograron que las empresas acaban embolsándoles el suficiente dinero como para hacer de la plataforma digital su forma de vida.

Habían cambiado los tiempos, YouTube era una forma de vida, mejor dicho… una forma de ganarse la vida. Ahora era un negocio rentable para unos cuantos. La idea sorprendente de poder vivir de algo aparentemente fácil, recorrió los ordenadores y móviles de las casas. Todo el mundo quería ser Youtuber, vivir de lo que parecía era el aire, y explotó. Los niños de mayor querían ser Youtubers, es más niños se acabaron convirtiendo en Youtubers.

Pero en vez de dar la vida a muchos millonarios que creaban contenido, se acabó convirtiendo en una red social con videos y mucha gente intentando vivir de ello. Las ilusiones de supuesto dinero fácil sacó lo peor de las personas. Todo valía. Los grandes Youtubers diversificaron sus medios para así tener más vías de negocio, libros, música, sus líneas de ropa, de maquillaje, eran nuevos “famosos” que no iban a alejarse de la prensa rosa (o amarilla depende del país, pero en todos los países los cotilleos)

El salseo había llegado para quedarse y demostrar que YouTube representa lo que somos. Muchas personas se resguardaron en la plataforma en busca de un contenido que estuviera contaminado por la telebasura que podía verse cada día en las televisiones. Dichos espectadores pudieron observar como la plataforma fue diversificando y sacando a la luz que la culpa no era de la televisión. La misma telebasura que podías ver en la televisión podías “disfrutarla” en los diversos canales de YouTube que se alimentaban de las cloacas personales de otras personas.

Ha pasado, YouTube se ha contagiado de la telebasura. Por extensión, ¿no crees que no deberíamos culpar a las televisiones de dicho contenido? ¿No demuestra este cambio en YouTube que simplemente tenemos lo que buscamos?

Actualmente, entre bazofia, polémicas, gamers, canales de bromas, de juegos, infantiles, video blogs, etc… encontramos a un número tan grande de creadores de contenido que buscan hacerse de oro como los Youtubers que lograron crear contenido con más o menos acertada calidad. El crecimiento de la plataforma es exponencial, se intentan crear normas para en cierta forma limpiar la paja, pero es imparable. Cuando alguien huele el oro, todo se llena de buscadores.

Añadir nuevo comentario