Lun, 09/28/2020 - 09:08

Disciplina en la era digital

Los niños, niñas y adolescentes nacidos en la última década pertenecen a la era 100% digital, nacieron con una información renovada, tienen una percepción diferente de la realidad que viven, son más sensibles, creativos, libres de formatos o categorizaciones sexistas y su mayor debilidad es el tecnoestrés y el grooming.

Pretender educar o guiar a la generación denominada como ALFA (nacidos desde 2010) conforme a nuestra experiencia es un gran error pues la tecnología es su manera de conocer el mundo, dicha condición de vida no se compadece en nada a épocas pasadas, los adultos nos enfrentamos a retos que no existían antes, por lo que no hay un histórico ni referentes de nos indiquen el camino adecuado para educar.

Los niños nacidos entre 2010 y 2020 determinan el 17,2 % de la población mundial, les tocó vivir cambios vertiginosos, estar globalmente interconectados y llegan a hacer parte de familias con roles parentales desdibujados, donde las tareas tanto en el hogar como el sostenimiento del mismo son compartidas. Desde muy temprana edad tienen acceso a teléfonos inteligentes, tabletas y otros equipamientos de tecnología que utilizan con gran desenvolvimiento. Desde los 8 años de edad el 80% de niños y adolescente utilizan el celular o la tableta entre 3 y 5 horas diarias, no para llamarse entre sí, sino para comunicarse a través del WhatsApp, Instagram, Facebook, tik-tok o correos electrónicos, manejan su propio lenguaje con términos como nomofobia (adicción al móvil), ciberbullying (acoso a través del móvil y la red), phubbing (sentirte ignorado por pareja, familia o amigos porque están absortos en sus móviles, fomo (miedo a perderse algo en las redes sociales o a quedar excluido de un evento), grooming (acoso por las redes), etc.

 La American Academia of Pediatrics (AAP) recomienda prácticas positivas de disciplina que le enseñen a los niños de forma eficaz a controlar su comportamiento y acceso a los medios digitales para mantenerlos a salvo de depredadores informáticos mientras se promueve un desarrollo sano. La APP con preocupación indica que esta generación tiene serios problemas de lenguaje, patologías oftalmológicas, auditivas y un gran déficit de atención pues siempre están absortos de la realidad que los rodea ya que su mente se sumerge en la navegación.

Son los padres o cuidadores quienes en un contexto tan incierto y casi caótico tienen la tarea titánica de modelar la comunicación virtual y controlar su uso, deben tener una actitud activa, poner normas y límites en los que el niño se pueda mover (no prohibir) y con destreza asegurar su derecho fundamental a la identidad, a poder crecer y ser con libertad plena, protegiéndolos en su intimidad y privacidad, incluso en el medio online, verificando que tengan configuradas sus opciones de privacidad, restricciones de etiquetado, evitar que suban fotos inapropiadas,  a no comentar detalles innecesarios de su vida privada ni aceptar personas desconocidas; hacer entender a los menores de la existencia de ciberdelitos y el peligro al que se enfrentan por su inmadurez y desconocimiento de la maldad que sigue siendo tan dañina como desde el inicio de la humanidad.

¿Pero como poder cuidar a estos niños y adolescentes sensibles y carentes del contacto personal de padres y familiares de la época digital irrenunciable, aunque no imprescindible que por derecho les pertenece?, no se puede desconocer la necesidad de comunicación de esta generación, pero con ejemplo se deben establecer tiempos y tipos de navegación con el fin de evitar comportamientos adictivos o ansiosos. la Asociación Americana de Psiquiatría ha creado un decálogo que los padres pueden usar como brújula para llegar a negociar con sus hijos y así evitar extremos como la perdida de sueño por exceso de navegación, descuidar las actividades escolares, familiares o sociales y peor aún la irritabilidad cuando falla la conectividad.

De los adultos a cargo de esta generación depende que el uso de la nueva tecnología distorsione las habilidades sociales o cognitivas y lleve a los menores a un aislamiento que sobre estimule la frustración o por el contrario con el amor y afecto de educadores usarla como una herramienta para promover usos más articulados con el currículo educativo potencializando el aprendizaje, incentivando el gusto a investigar, desarrollar la memoria y el cálculo mental. Todo esto es mas fácil de lograr si el adulto se mete en el mundo virtual de su hijo, comparte lo que le gusta, se vincula y disfruta; esta estrategia le abrirá un abanico de posibilidades para guiar y enfocar las nuevas inteligencias de su hijo o menor a cargo.

No se debe perder la perspectiva con respecto a la actualidad mundial, pues el acceso a la información cierra brechas y permite sinergias de inclusión social y cultural entre niños, niñas y adolescentes de ahí que las políticas de conectividad hagan parte de los derechos de la infancia en el marco de la Convención sobre los Derechos del Niño.

UNICEF promueve el fortalecimiento de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) como herramienta que si se aprovecha de la manera correcta y es accesible a escala universal, la tecnología digital puede cambiar la situación de los niños que han quedado atrás  ya sea debido a la pobreza, la raza, el origen étnico, el género, la discapacidad, el desplazamiento o el aislamiento geográfico y aboga en favor de una acción más rápida, de inversiones específicas y de una mayor cooperación en conectividad para beneficiar a más niños y adolescentes con oportunidades reales a la época. En concordancia a esto Santiago Fraga, Director de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social indica que uno de los desafíos de la educación de hoy es trabajar en modelos digitales de innovación educativa, para responder a los desafíos de la globalización y la cultura digital, pues la educación de los niños y adolescentes tiene un efecto directo sobre su vida y los padres son protagonistas en la capacidad de forjar un mejor futuro.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.