Dom, 11/18/2018 - 07:09

El testigo que no dio testimonio

El ingeniero Jorge Enrique Pizano no firmó contratos, ni era interventor del contrato Tunjuelo Canoas por el que la Fiscalía tiene en el Buen Pastor a Paola Solarte e imputado a su padre Carlos Solarte. Estas revelaciones las hace la revista Semana ya que el ingeniero muerto en extrañas circunstancias con su hijo la semana pasada, le había entregado estos testimonios a la periodista María Jimena Dusán. “Yo no realicé ni modifiqué pliego alguno cuando fungía como gerente general de la EAAB, no participé en el comité de evaluación de las propuestas del túnel de Tunjuelo Canoas, no participé ni dirigía la audiencia de adjudicación y no firmé el contrato” le dijo en un chat a la periodista.

Según esta información entregada por el ingeniero Pizano, quien a otros periodistas les había manifestado que temía por su vida, se quedaría totalmente sin piso la acusación contra los Solarte. Si este era el testigo clave que soportaba según el Fiscal Jaime Alonso Zettiel la acusación contra Paola y Carlos Solarte quedaría desvirtuada legalmente que Pizano era quien los vinculaba como hasta ahora se había hecho creer.

De esta manera se acabaría por sustracción de materia el peculado y el cohecho por los cuales la Fiscalía ha imputado a los Solarte, delitos que curiosamente ayer la juez 51 evitó que se aceptaran como parte del famoso preacuerdo que registraron malintencionadamente algunos medios el dia de ayer. En la audiencia sorprendió que el fiscal Héctor Enrique Ordónez dijera que el ingeniero Jorge Enrique Pizano era el testigo de acreditación ausente para soportar los delitos de peculado y cohecho. No solo estaba muerto sino que ahora con las revelaciones de Semana se demuestra que no existen tales testimonios.

Asi las cosas la defensa de los Solarte no tiene otra salida que pedir la excarcelación de Paola y de archivar este proceso. Vale la pena recordar que en la audiencia del pasado viernes fue Improbado el proyecto de preacuerdo con Paola Solarte sobre el contrato Tunjuelo Canoas, cuando la juez 51 penal del circuito de conocimiento, no encontró suficientes elementos para aprobar esta propuesta presentada por los fiscales Jaime Alonso Zettien y Héctor Enrique Ordónez, porque no cumplía con los requisitos legales exigidos para este tipo de propuestas de la Fiscalía General de la Nación.
 
La investigada Paola Fernanda Solarte Enríquez, mujer madre cabeza de familia con dos niños menores de edad, de dos y cuatro años, ha permanecido recluida en uno de los pabellones de la cárcel de Mujeres del Buen Pastor y no aceptó haber cometido peculado. La juez 51 de conocimiento fijó la nueva audiencia para mediados del mes de diciembre, fecha en la que la Fiscalía debería reformular o corregir la propuesta de preacuerdo pero lo que surge ahora es que lo más indicado es pedir la liberación inmediata de esta mujer cabeza de familia recluida en prisión.
 
En las instalaciones del complejo judicial de Paloquemao, causó gran revuelo la presentación que hizo la Fiscalía del ingeniero Jorge Enrique Pizano, como testigo de acreditación ausente, después de los tenebrosos acontecimientos del fin de semana.

Pizano nunca fue imputado ni fue declarado sujeto procesal en el expediente de Tunjuelo canoas. En el interrerogatorio que rindió nunca señaló hechos de corrupción ni actos inapropiados de ningún contratista, ni la fiscalia le pregunto si había recibido dineros de algún contratista porque lo que se refleja es nunca existió ese delito en esta caso.

 
En los tribunales penales de la capital resuenan las escandalosas grabaciones del Fiscal General de la Nación con el ingeniero Pizano, reveladas por Noticias Uno, en las que el jefe del ente acusador Néstor Humberto Martínez, se concentra en la conducta de Pizano como exgerente del acueducto de Bogotá , lo cual es relevante para el proyecto de preacuerdo con la señora Solarte. Y ahora con las nuevas grabaciones en las que el Fiscal Nestor Humberto Martínez se dice y se contradice respecto del conocimiento que habría tenido de los delitos cometidos y denunciados por Pizano, las cosas empiezan a tomar otro color.

Añadir nuevo comentario