Mié, 05/22/2019 - 10:47

Ellas deben decidir

Escuché esta mañana una frase en W Radio que me quedó sonando. En la emisora colombiana hablaban del tema del día: la prohibición del aborto en Alabama, Estado del suroriente de Estados Unidos. La ley, considerada hasta el momento como la más restrictiva en esta materia en el país norteamericano, no solo prohíbe la interrupción del embarazo en cualquiera de sus etapas y sin importar como haya sido la concepción, sino que puede la condena a prisión del medico que lo lleve a cabo sería bastante larga. Solo se excluye cuando haya riesgo de muerte de la madre.

Opiniones y leyes, a favor o en contra, hay muchas. Por ejemplo en Colombia se permite el aborto si se demuestra una de tres condiciones: malformación del feto, riesgo de muerte para la madre o el embarazo es producto de una violación.

En medio de las llamadas una de las oyentes dijo algo más o menos así: “Una mujer puede hacer el amor con cien hombres al año y solo puede traer a un hijo al mundo en ese tiempo, un hombre puede hacer el amor con cien mujeres en el mismo año y puede traer cien hijos al mundo”.

¿Algo más real, cierto o contundente?

¿Por qué me llamó poderosamente la atención la posición de esta mujer? Porque esta nueva ley fue votada positivamente por 25 senadores hombres. Así es, 25 hombres fueron los que definieron un hecho que compete al cuerpo de la mujer, su salud emocional y física, y el resto de su vida. En lo personal siempre he creído, no a nivel de Estados Unidos sino del mundo entero, que las mujeres son dueñas de su cuerpo y por ende de las decisiones que tomen sobre este. Defiendo el derecho que tiene una mujer para interrumpir el embarazo y la obligación que tiene el Estado de garantizar las condiciones de seguridad necesarias para que lo hagan. Ahora, si finalmente como humanidad se quiere legislar sobre ese tema, ¿no sería lógico que la decisión fuera tomada por mujeres o, por lo mínimo, por un grupo en el que al menos la mitad sea integrada por mujeres?

Solo ellas, desde sus sentimientos y emociones, saben lo que pueden y deben hacer con su cuerpo y su futuro.

Añadir nuevo comentario