Dom, 05/12/2019 - 09:05
Fotografía: Guillermo Camacho Cabrera.

Flores para mamá

Las mamás merecen todas las flores de la creación. La crianza es una tarea y un reto de difícil cumplimiento que ellas asumen con naturalidad. Acompañarlas en estos procesos de crianza es muy importante. Los padres-madres también son protagonistas en la vida de los hijos e hijas. Y las madres ausentes por procesos naturales o por otras razones merecen que cerremos lo que hay abierto con ellas. Hoy es un buen día para hacerlo desde la distancia o desde la ausencia.

Las merecen todas. Grandes, pequeñas, dibujadas, naturales, pintadas, artificiales, en ramos, en arreglos, en floreros, en solitarios, en la mano, individuales, en materas.

Rosas, astromelias, pompones, margaritas, girasoles, violetas de los Alpes, tulipanes, amapolas, geranios, dientes de león, alelíes.

Estar con las madres es significativo, pasar tiempo con ellas, escucharlas, hablarles y cuidarlas también es una forma de decirles todos los días que las amamos.

En ausencia de mamá, mejor un lindo recuerdo; ir de la mano con ella, recibir su abrazo, escuchar su palabra de aliento, rememorar su plato o simplemente ver el álbum de fotos. Tener esperanza y aprovechar sus enseñanzas. Cerrar con las mamás ausentes lo que quedó pendiente y amarlas siempre es nuestra tarea.

El rol de madres y el de la crianza es el que les permite a las especies sobrevivir. Y tener hijos e hijas bien criados garantiza mucho más la supervivencia de nuestra especie, hija del sapiens. Criar hijos e hijas con un código de valores que refleje los sentimientos más humanos de la especie, los que son más sensibles para la supervivencia y que van más allá de la ley del más fuerte, logra ciudadanos de bien.

Qué serían de nuestras ciudades sin madres. Las mamás ponen límites. En ausencia parcial o permanente del padre ellas son la norma, pero también el consuelo, la certeza de que siempre hay alguien incondicional con uno. Son la base segura de todas las personas.

Aunque también hay madres que no se consideran dentro de estos ideales y realidades de mamás, estas requieren apoyo especial, acompañamiento en la crianza ya sea por parte del padre, de la familia extensa o de otras madres que les indiquen y les ayuden en esa difícil tarea.

Hay padres que tienen el doble rol. Ser padre y madre a la vez es, además de un privilegio, un verdadero reto que va de la mano con el amor y con el vínculo afectivo. A los padres que deben ser madres por ausencia de estas, los reconocemos igualmente.

Flores para ellos. Grandes, pequeñas, dibujadas, naturales, pintadas, artificiales, en ramos, en arreglos, en floreros, en solitarios, en la mano, individuales, en materas.

Rosas, astromelias, pompones, margaritas, girasoles, violetas de los Alpes, tulipanes, amapolas, geranios, dientes de león, alelíes.

Las flores son signo de vida y de cuidado. De fertilidad y de procreación. Las flores ornan las plantas con sus colores, formas y rol. Son movimiento. Se abren y se cierran. Se mueven permanentemente así no lo notemos. Las flores son sensibles, ya sea que estén en la tierra o en el florero. Flores y madres son perfectamente compatibles. Igual que valores y educación.

Aquellas madres que maltratan, que golpean, gritan, se salen de control, merecen la oportunidad de maternar. Están pidiendo ayuda porque no tienen una crianza tranquila. Hay que buscar la crianza tranquila y apoyarlas. Darles herramientas para el control de los hijos sin que ellas pierdan el control de sí mismas, que es lo que genera maltrato.

Cierro el tema diciendo que el reflejo de lo que somos como personas, los valores y la ética que nos acompañan tienen un origen y son nuestras mamás o los papás-mamás, que nos ayudan siempre a ser mejores.

Las madres también son un factor de cambio muy grande en los sistemas viales. De comportamiento y de solidaridad. Si todas las madres pudieran instruir a sus hijos e hijas en las formas de comportarse en las vías, seguro que tendríamos cambios rápidos y grandes en las maneras como se comportan los ciudadanos y en la seguridad vial.

¿Quién puede negarse a continuar vivo si el amor de madre le expresa el deseo de vivir? ¿Quién puede negarse a un buen consejo que, aunque parezca la gota de agua que cae en la piedra, es la recomendación de mamá para portarse bien con uno mismo y con los demás?  Las mamás pueden cambiar y continuar cambiando el mundo.

Feliz día para ellas y para los padres-madres que acompañan a sus hijos e hijas en sus procesos de crecimiento y proyectos de vida.

Para quienes mamá ya no está con ellos o ellas, una flor que representa el amor presente en alguna etapa de la vida.

Feliz día para todas las mamás.

Grandes, pequeñas, rollizas, flacas, rubias, morenas, negras, altas, bajas. Una flor para ustedes.

There is 1 Comment

Muy buen artículo, en mi caso mi padre ha hecho las dos tareas, el de madre y padre, es un excelente ser humano, un ejemplo a seguir y como tú lo escribes la palabra Madre es para quién realiza y dedica con amor la construcción de un mundo mejor.

Añadir nuevo comentario