Mié, 10/20/2021 - 08:08

Hiroshima y Nagasaki. 1945

Una violenta luz jamás vista en el mundo se eleva lentamente, rompe el cielo y se derrumba. Tres días después, otro sol de soles reviente sobre el Japón: son hongos fatídicos que señalan, cada uno, el genocidio de ciudad.

Debajo quedan las cenizas, un desierto de herrumbres, muchos miles de muertos y millones más condenados a morir de a pedazos en los siguientes años.

Estaba la guerra casi acabada y liquidados Hitler y Mussolini, cuando Harry Truman  ordenó arrojar las bombas atómicas sobre las poblaciones civiles de Hiroshima y Nagasaki .

En los Estados Unidos, un clamor nacional alimentado por los medios de comunicación exigía  la pronta aniquilación de El Peligro Amarillo. Ya era hora de acabar de una buena vez con los humos imperiales de ese arrogante país asiático jamás colonizado por nadie. Ni muertos son buenos, decía la prensa, de esos monitos traicioneros.

Albert Einstein se siente como si su propia mano hubiera apretado el botón .Él no hizo la bomba atómica, pero ella no hubiera sido posible sin sus descubrimientos: ahora quisiera ser otro en lugar de este que anda averiguando los secretos de la vida que otros usan para aniquilarla. El se preguntaba como sería la luz vista por alguien cabalgando un rayo y cuando se hizo hombre recibió la respuesta que resultó ser la teoría de la relatividad. Recibió el Premio Nobel y mereció varios mas por las respuestas que ha encontrado para otras preguntas.

Pero nunca pudo explicarse porqué el gobernante de un país gasta ingentes sumas no en ayudar a los necesitados de su patria sino a construir bombas que pueden destruir a la humanidad.

El mas célebre de los sabios, tiene los ojos mas tristes de la historia humana.

(William Manchester, Gloria y ensueño, Una historia Narrativa de Los Estados Unidos, Grijalbo, 1976)

BUENOS AIRES, PERÓN. 1945

El general Mac Arthur se hace cargo de  los japoneses y Spruille Braden de los argentinos. 

Para conducir a los argentinos por la buena senda de la democracia, el embajador Braden reúne a todos los partidos, desde el Conservador hasta el Comunista en una especie de Frente Nacional contra el coronel Juan Domingo Perón, Ministro de Trabajo  del Gobierno quien, según el Departamento de Estado, es el jefe de una banda de nazis. La revista Look asegura que se trata de un pervertido que guarda en su escritorio fotografías de indias desnudas de la Patagonia  junto a imágenes de Hitler y Mussolini.

Volando recorre Perón el camino a la Presidencia con la compañía de Evita, actriz de radioteatro, de ojos hermosos y voz entradora; y cuando el se cansa o  duda o se asusta, es ella quien lo lleva.

Perón reúne mas gente que todos los partidos juntos. Cuando lo acusan de agitador responde que a mucha honra. La clase dirigente, de punta en blanco, corea el nombre del embajador norteamericano en el centro de Buenos Aires agitando pañuelos y sombreros, pero en los barrios obreros gritan el nombre de Perón las descamisadas multitudes. El pueblo laburante, desterrado en su propia tierra, mudo de tanto callar, encuentra patria y voz en este raro ministro que se pone siempre de su lado.

El prestigio de Perón crece y crece a medida que él desempolva olvidadas leyes sociales o las crea. Suyo es el estatuto que obliga a respetar los derechos de quienes trabajan en el campo y que no se queda en el papel.

Ahora los campesinos, casi cosa, son obreros rurales con sindicato y todo.

(Joseph A. Page, Perón, Buenos Aires, Vergara, 1984)   

BRETTON WOODS Y EL NUEVO ORDEN MUNDIAL. 1946 

Ahora, hay un gran vencedor entre los vencedores, concentraba el 50% del PIB mundial con sólo el 7% de la población, su producción era la mitad de la producción mundial, realizaba el 40% de la producción universal y acumulaba las dos terceras partes de las reservas en oro.

En conclusión era el único país que se había enriquecido, y mucho, con las guerras.

La nueva potencia, reunió a 44 países en Bretton Woods y prácticamente estableció las reglas que regirían la economía hasta la fecha: Se creó el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, con estructuras parecidas a las de la Sociedad Anónima, asegurándose ser el principal accionista, de manera que las decisiones estuvieran en poder de la Junta Directiva cuyo director es estadounidense y tiene poder de veto.

El BM y el FMI fueron las primeras organizaciones internacionales en adoptar la ponderación del voto, descartando la expresa máxima clásica de un pais, un voto.

Se impuso el dólar como patrón de cambio en lugar de una moneda internacional propuesta por los ingleses.

Así una nación que necesitara un préstamo debía aceptar las exigencias norteamericanas que iban desde asuntos monetarios y financieros, hasta elementos de política interna de cada país.

Todo esto sobrevivió hasta 1971 cuando, por la guerra de Vietnam Estados Unidos comenzó a imprimir billetes por montones y  Francia, Inglaterra y otras naciones exigieron que les cambiaran sus dólares por oro. Nixon se negó.

A pesar de que el dólar en la realidad no tiene ningún respaldo físico, sigue siendo la moneda de intercambio comercial y en ella buscan refugio los mayores capitalistas.

Pero, el año  pasado China prestó más dinero que esa dos entidades y es la nación que construye las mayores obras de infraestructura a nivel mundial como, el tren que parte de China, atraviesa 73 naciones con terminales en Madrid y Londres, el ferrocarril en construcción que atravesará África de sur a norte y el que hará lo mismo de oriente a occidente en Sur América, el canal interoceánico a punto de terminarse en Nicaragua, sin exclusas y mayor que el de Panamá y la obra más grande y costosa emprendida en Colombia: El metro de Bogotá.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.