Vie, 03/20/2020 - 08:48

¿Importa más el mercantilismo que la salud y la vida de los colombianos?

Ha habido medidas amables, otras algo efectivas, hasta paternalistas, y algunas “de argucia”, frente a la terrible pandemia. ¡Pero el horror avanza! Desafortunadamente es muy grave la carencia de medidas efectivas que frenen de una vez por todas, el ingreso de la muerte desde el exterior, por los aeropuertos del país.

Que hay personas en plan de regreso pues estaban visitando familiares. Que andaban de turismo! O que estaban haciendo diligencias... Sí, todo eso es importante, pero mucho menos lógico que viajar a Colombia a envenenar más personas y más familias; a acorralar y poner en peligro de muerte, solo Dios sabe, a cuantos  colombianos.

Lo de fondo, derriba el ilógico argumento del derecho a “volar” a Colombia por turismo, o a algunos compatriotas, de retorno. Es que el problema del coronavirus lleva más de dos meses,  y sin que les importara un bledo, muchos cómodos y “conchudos viajeros” (no todos merecen este calificativo),  lo hacían mientras casi 10.000 seres humanos rendían su vida a la terrible pandemia. Una muestra más  de nuestro famoso importaculismo.

Pueden estos argumentar: que no conocían la gravedad de la pandemia y los riesgos de sus viajes?

Pues la verdad es que no se les dió nada; que les importó un carajo lo que atormentaba al mundo, y unos vinieron a pasear, y otros o de regreso, trayendo consigo el tenebroso coronavirus que ha envenenado ya a 100 ciudadanos y horrorizado al país.

Pero parece que importa más premiar a unos irresponsables viajeros, acosta de condenar quien sabe a cuántos compatriotas al contagio, y ya muy pronto veremos, a la muerte.

De qué sirven algunas medidas sanas y oportunas, y otra que son sofisma de distracción, y actos políticos oportunistas con ropaje de beneficio social, (para mejorar imagen), mientras ignoran lo de fondo, aislar a los “importadores y contrabandistas” de la pandemia, y sancionar la irresponsabilidad casi criminal de empresas como  Opaín y  Aviaca, y otras en los aeropuertos de Barranquilla, Cali, Cartagena, Cali, etc por donde sigue penetrando impune la muerte.

Si , la muerte, que más temprano que tarde, cobrará quien sabe cuántas vidas en Colombia. Ya lo veremos.

Otro “intento de argumento”, otra falacia, es que si cierran los vuelos de viajeros internacionales, se afecta, “el suministro urgente de elementos para apoyar la emergencia”. A quien se le ocurriría el disparate de bloquear los vuelos de aviones ambulancia, cargueros, o de la FAC, que cumplen con dignidad ese tipo de misiones y encargos humanitarios. 

Qué razón válida impide la verdadera solución, suspender temporalmente los vuelos comerciales, como lo han hecho ya países, como: Turquía, Jordania, El Salvador, Nepal, Azerbayán, Kuait, Filipinas, Argentina, Arabia Saudí, Irán, y Afganistán. Estados Unidos prohibe vuelos de 26 países europeos; Perú, de toda Europa y Asia, y más de 20 países no reciben vuelos largas listas de naciones.

O es que resultan más importantes los intereses mercantilistas de unos mercachifles indolentes, a quienes no les importa un pito la pandemia que amenaza la salud y la vida de los colombianos? Qué impudicia!

Añadir nuevo comentario