Dom, 04/28/2019 - 10:54
Imagen: La bici en el diván. Ilustración: Guillermo Camacho Cabrera.

La bici en el diván (parte II)

Hoy la bici, recuperada de su crisis de identidad vuelve al diván del psicoanalista para hablarle de algunas cosas que la inquietan. La seguridad ciudadana frente a los robos de bicicletas, el comportamiento vial de algunos ciclistas y de algunos conductores de vehículos motorizados, la posibilidad de construir una ciudad mejor cada día. Estas son las preocupaciones con las cuales aborda en la consulta su vida y su tránsito cotidiano por la ciudad.

El consultorio no tiene pacientes esperando y la bici llega a la cita unos minutos antes. Su dueña se queda en la sala de espera mientras la bici entra puntual al consultorio en el momento en que el psicoanalista entreabre la puerta. Saluda, se acuesta en el diván y cierra los ojos. Luego de un largo periodo de silencio dice:

  • ¿Me va a preguntar o le comienzo a contar?
  • La escucho (dice el psicoanalista)
  • Gracias. Pensé que me iba a preguntar. Hace quince días salí un poco más tranquila y estas dos semanas he estado mejor. Ya no tengo la crisis de identidad que me asaltaba. Sé perfectamente quién soy, de dónde vengo y para dónde voy. He vuelto a charlar con mis amigas y mi dueña continúa cuidándome mucho, tanto que hoy me trajo nuevamente aquí, lo que me hace sentir querida, amada, valorada y escuchada.
  • Muy bien
  • Lo que me asalta ahora son otras cosas. Ya no quiero salir de noche o por lugares poco transitados. Me da temor que me roben, que atraquen a mi dueña o que le hagan daño. Me tranquiliza que ya hicimos mi registro en las bases de datos del programa de Registro de la bici. Primero mi dueña fue a uno de los puntos de registro habilitado los lunes de 2 a 4 p.m. en el Centro Local de Movilidad en la alcaldía local. Allí llenó un formato en línea y le entregaron un sticker o adhesivo muy bonito, con un número de serial. Lo tengo puesto acá (señala el sticker en el marco), y luego, en casa, terminó de llenar el formato. Me tomaron 4 lindas fotos (una con ella, otra del sticker en el marco, otra de lado y otra de una señal solo mía que mi dueña y yo conocemos). El registro sirve para identificarme en caso de que me roben y para que puedan regresarme a ella. Todas mis amigas bicicletas ya hicieron el registro y a pesar de que algunas veces nos da temor salir, veo a mi dueña más segura y transitando más tranquila con la certeza de que no le van a robar o de que si, por alguna razón sucede, me recuperará pronto. La Policía ya ha recuperado 555 bicicletas y tiene 220 policías en bici patrullando las ciclorrutas de la ciudad. Yo ya soy amiga de tres bicis policías y nos llevamos bien. Ellas nos dan recomendaciones sobre cómo transitar más seguras y nos cuentan que con sus compañeras policías les han realizado revisiones de antecedentes a más de 30.000 personas.
  • Todo eso le da seguridad
  • Sí. Definitivamente me siendo más segura y mi dueña también. Lo que me da tristeza es que muchos de los dueños de mis amigas son muy imprudentes, especialmente con los peatones. He visto en algunos casos cómo los atropellan en los andenes. Con decirle no más que una amiga de mi dueña fue atropellada mientras esperaba cruzar una cebra. Fue tan duro el golpe que la tumbó y la dejó muy lesionada, con secuelas. La amiga de mi dueña es peatona consumada, viaja en transporte público y tiene un poco más de 70 años. Solamente estaba esperando en el andén, al pie de un semáforo para pasar una cebra. Eso no me parece justo.
  • No le gusta la injusticia
  • ¿Sabe que no lo había pensado? Tiene razón. No me gusta la injusticia y aunque entiendo, porque soy una bici, que muchas veces es difícil frenar por el simple hecho de ir transitando a una velocidad específica o con un ritmo determinado, nuestros dueños deben hacer el esfuerzo de viajar a velocidades que tengan en cuenta que muchas veces hay peatones en la ciclorruta, quienes por descuido o por simple distracción no se dan cuenta de que están ahí. O que tengan en cuenta que, como en el caso de la amiga de mi dueña que le comentaba, simplemente ocupan su espacio vial. Igual sucede con los ciclistas en la vía, sobre la calzada; el hecho de que vayan por ahí no debe significar que se les castigue con el atropello o con, lamento decirlo, la muerte. Si un conductor ve un ciclista o varios en la calzada debe aumentar las precauciones, en lo posible aminorar la velocidad y darle el espacio suficiente para que pueda transitar. Estar atento a los ciclistas que circulan por los lados (hay algunos que imprudentemente lo hacen), y compartir pacíficamente el espacio vial con todos. No es mucho pedir. Mi dueña en eso sí es cuidadosa. Muy cuidadosa. Ella atiende las señales de tránsito, cuida de los peatones y usa prendas reflectivas que aumentan su visibilidad en la vía. Yo misma tengo una luz blanca delantera y en mi parte trasera luces rojas reflectantes. Algunas amigas bici son invisibles tanto en la noche como en el día. Y es porque sus dueños no las cuidan y no cuidan de hacerse visibles en la vía.
  • Visibilidad…
  • Sí. Mire. Esta es una ciudad que cada día construimos y mejoramos entre los ciudadanos, quienes hacen política pública y nosotras las bicis. Si hay más bicis rodando y que sean más visibles, las políticas públicas y los ciudadanos deberán hacer todo lo posible para que nosotras transitemos más seguras y tranquilas por la ciudad. Sería ideal y para allá quisiera que fuéramos, que no tuviéramos ciclistas fallecidos en siniestros viales, ni robos de bicicletas ni invasión de las ciclorrutas por parte de mis primos lejanos los carros. Eso implica un gran compromiso por parte de todos los ciudadanos tanto ciclistas como no ciclistas y que todos jalemos para el mismo lado.
  • La veo más segura, más identificada con su rol en la ciudad, más tranquila también y más empoderada de las posibilidades que tienen usted y las bicicletas de construir mejores entornos para la movilidad sostenible. La felicito por sus progresos y vuelva cuando quiera.
  • Ay, muchas gracias. No sabe cuánto le agradezco que me haya ayudado. Solamente con tener alguien que la escuche a una es un alivio grande. Por acá vuelvo luego.

There are 3 Comments

Buena columna, muy buen truco y una gran sorpresa de de dibujes tan bien como escribes!

Excelentes mensajes y preocupaciones. El reto de transformar nuestros comportamiento es no solo para ciclo-usuarios sino para quienes somos peatones o conductores. Qué problemas tendrán las motocicletas?

Añadir nuevo comentario