Dom, 07/05/2020 - 14:35
Imagen de Armin Schreijäg en Pixabay

Los nuevos medios

Mirados anteriormente con desdén, desconocidos o inaccesibles para los ciudadanos de a pie, los nuevos medios cambiaron la forma en la que nos relacionamos. Las videollamadas y videochats grupales facilitan la comunicación entre las personas reduciendo los motivos de viaje a causas de fuerza mayor. La telemedicina familiar y especializada en controles de pacientes, la entrega de medicamentos a domicilio, las celebraciones familiares a través de plataformas virtuales que permiten ver y vivir al instante las reacciones y las reuniones de trabajo, se apuntalan en el uso de la tecnología para mitigar los efectos de la pandemia.

Hasta finales de 2019 y principios de 2020 las innovadoras plataformas virtuales de videoconferencia, videochats, webinars, teleconferencias o similares, eran de uso exclusivo de empresas, organizaciones y personas con necesidades específicas de negocios o de reunión y no habían trascendido al uso del ciudadano común y corriente ni de las familias.

La pandemia por el coronavirus Covid-19 ha hecho que algunas necesidades de viaje o de transporte se suplan con medios virtuales, digitales o electrónicos que combinan audio y video y les permiten a las personas la interacción cara a cara y sincrónicamente, gracias a los principios del invento de la televisión hace ya casi un siglo junto con el más reciente de la Internet.

Una parte importante de citas médicas de control para pacientes se hacen por medio de llamada o videollamada; la gestión de entrega de medicamentos, ahora a domicilio, también se hace por medios virtuales mediante formularios donde el paciente o su familia cargan imágenes de la receta médica enviada por correo electrónico por el médico tratante luego de la teleconsulta. La toma de exámenes de laboratorio ahora es más organizada. Se hace con cita previa a una hora exacta, que el paciente debe atender sin filas ni mayores tiempos de espera.

Ahora las familias se reúnen por sistemas de videollamadas grupales. A través de plataformas virtuales fácilmente cantan una canción de cumpleaños, comparten una conversación o incluyen a los niños y niñas en las reuniones con la novedad de abrir su participación en la vida social de las familias de una manera más sencilla y natural que si las reuniones fueran presenciales y los asistentes se agruparan naturalmente por edades.

Los grupos de trabajo, por su parte, habilitan citas en las cuales ni la distancia entre unos y otros ni la ubicación de los participantes importa. Basta con saber que están ahí, presentes y disponibles para reunirse y gestionar lo necesario para el buen desempeño del equipo. Comparten documentos en línea, videos, audios y hacen trabajo colaborativo mediante herramientas de fácil gestión, archivo y recuperación.

Otras actividades humanas como el juego presencial, la alimentación, la conversa cotidiana en cualquier momento del día o de la noche se reservan ahora a los espacios familiares.

El papel del transporte se va especializando poco a poco en servicios logísticos de entregas a domicilio, uso del carro particular en circunstancias especiales, uso del transporte público con las medidas de bioseguridad correspondientes (tapabocas o mascarilla, distanciamiento social y lavado de manos frecuente), uso limitado del taxi, uso de la bicicleta ya no como medio alternativo sino principal en distancias cortas y medianas dentro de las ciudades, patinetas eléctricas y los irremplazables hasta el momento viajes a pie. La carga, especialmente de alimentos y productos de primera necesidad, se sigue moviendo constantemente.

La reactivación del transporte aéreo se da también con medidas de bioseguridad que limitan la capacidad máxima de pasajeros en las aeronaves y el transporte marítimo se dedica principalmente a la carga.

Los nuevos medios atraen a la gente por necesidad o por novedad y reducen el número de viajes en vehículos motorizados en las ciudades y países. La Aldea Global se adapta a la adversidad desde el punto de vista de las necesidades de viaje o de transporte de las personas gracias a la producción e innovación humana representada en los nuevos medios.

Aún la televisión y el cine no asimilan en sus producciones la nueva realidad de familias, pacientes, trabajadores y estudiantes. O de las personas en sus roles. Parece que los conflictos humanos que dan origen a las historias que cuentan no son lo suficientemente atractivos aún para adivinar la expresión de los actores tras un tapabocas, como lo hacía el cine mudo con los ojos de las divas en los años 1920.

El mundo se reinventa.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.