Mar, 12/12/2017 - 07:19

¡Qué tienen las historias de la costa que acaparan la TV!

Fotografía tomada de RetrosoundTv

¿Por qué con tanta frecuencia se ven historias de la costa caribe llenando los horarios más importantes de la pantalla nacional?

Quizás muchos hemos sentido en varias oportunidades de nuestra vida cómo hay un fuerte inclinación de los canales por poner en su programación historias del caribe colombiano, pueden ser inspiradas en la cultura o en su versión más reciente, las bio-novelas. Sin duda, el caribe tiene sus encantos y la cultura occidental ha construido un fuerte imaginario sobre la arena, el sol y el mar, porque, sin duda, ¡la vida en la playa es más sabrosa!

A eso hay que sumarle que la cultura que tiene la costa es atrayente por el desparpajo con el que ven la vida y, claro, sumarle el hecho de que han dado grandes personajes, que han dado su granito de arena para marcar la historia de nuestro país en múltiples áreas y disciplinas: boxeadores como el Happy Lora o el “Kid Pambelé”, beisbolista como Rentería, patinadoras como Cecila “la chechi Baena”, comentaristas como  Edgar Perea, Periodistas como Juan Gossaín y Ernesto McCausland, escritores como Gabriel García Márquez y, por supuesto, artistas que van desde Obregón hasta la muy larga lista de músicos.  

No se puede negar que los aportes han sido memorables y que muchas de las historias a las que han dado pie son fascinantes. En la memoria de muchos, se cuentan proyectos como la Mala hierba, Gallito Ramírez, Guajira y recientemente Chepe Fortuna o Diomedes Díaz, entre otros. Pero si bien las historias han logrado cautivar a la audiencia, también es cierto que, cuando uno comienza a ver que una historia viene detrás de la otra, se pregunta, si dentro de la intención de llevar el costumbrismo a la pantalla, la cultura costeña es la única que puede aportar material para construirlas.

La respuesta claramente es no. Nuestro país es diverso cultural y étnicamente, lo cual le da un riqueza enorme, si lo vemos como un insumo para crear historias que sean atractivas para llevar a la pantalla y que sean consumidas por el público, pero, en el caso de las historias del caribe, existe un elemento que la audiencia desconoce y se trata de la importancia de la región en términos políticos y de votación.

Históricamente, los canales privados, desde que se constituyeron como tal, han mantenido una secreta pero frentera disputa por quién logra tener los afectos de la audiencia de la costa caribe. No solo se trata de que el público los vea, sino que al engancharse y sentirse identificado y representado, genera un espacio para poder impactar a la audiencia con otros fines.

Tanto Caracol como RCN saben que la región norte del país juega un papel importante en los intereses que persiguen los grupos de los que son dueños y asegurarse de que esas audiencias tengan una especial filiación con la marca es de vital importancia cuando se acercan los periodos de votación.

Aunque uno pudiera pensar que es aleatorio la manera cómo los canales deciden poner en pantallas sus productos, lo cierto es que hay mucho más allá que la mera coincidencia y si en los últimos tiempos hemos visto, en especial en el canal Caracol, una seguidilla de historias de personajes de la costa caribe, no es por simple casualidad.

Más allá del cansancio que se pueda producir en el público general,existe el beneficio de presentarse como cercano al sentir de una región. Pues el posible cansancio que pueda causar en el resto de la audiencia puede que tienda a ser asumido con resignación en un país en el que las ofertas de entretenimiento gratuito son escasas, y capítulo tras capítulo, termine siendo perdonado con una audiencia que aumente a punta de resignación.

Así cueste trabajo entender cuál es la relación que tiene una historia de amor y las predilecciones de los votantes, es necesario que la audiencia entienda que la televisión está al servicio intereses que van mucho más allá del entretenimiento y de la facturación fruto de la venta de la pauta comercial.

Siendo que estamos muy cerca de un nuevo proceso electoral, que tiene múltiples candidatos y en el que no hay uno que esté marcando una clara preferencia, es lógico pensar que los canales hagan su trabajo y abonen las regiones del país que pueden jugar un papel determinante, es por eso que a pesar del cansancio que puede terminar generando en la audiencia ver, historia tras historia, que todo gire alrededor de la cultura de una región como la costa caribe, no importará la opinión de la audiencia pues es claro que la programación responde a unas agendas claras y buscan llevar un mensaje mucho más allá del simple entretenimiento.

 

Añadir nuevo comentario