Dom, 10/10/2021 - 09:44

Religión, civilización y machismo

Conversaciones con nuestros colegas y amigos, Edda Cavarico, Jesús Muñoz y mi terapeuta Clemencia Meluk, me han ayudado a caer en la cuenta de algunas conclusiones históricas:

En primer lugar, la religión ha estado muy unida al concepto de civilización: En toda la Edad Media, medio mundo estuvo en guerra contra el otro medio mundo conocido, para imponer su religión y costumbres a quienes consideraban bárbaros. Con el descubrimiento de América la población fue diezmada bajo el pretexto de imponer la religión Católica, a los hispanos hablantes y calvinista en la América del Norte, hasta casi exterminarlos. Los portugueses se distinguieron como esclavistas: cazaban seres humanos en el continente africano para venderlos como esclavos en el nuestro, aún en nuestra época buena parte del Brasil permanece virgen.

Pero con la conquista llegó la Religión que determina buena parte de nuestra ”civilización”: DIOS, en la religiones occidentales y en Medio Oriente es masculino, en tanto que en oriente Buda y otros dioses poseen los dos sexos; en África, en cambio, en las diversas religiones hay dioses y diosas pero las mas importantes son esta última precisamente por ser mujeres: madres del mundo. En el comienzo del machismo está el dios masculino, algo muy diferente fuera el mundo si Dios fuera mujer.

Sobra decir que en casi todas mis croniquillas me he basado en Eduardo Galeano y su magna obra en tres tomos: Memoria del fuego, algunos de cuyos artículos he resumido, combinado con otras fuentes o  copiado descaradamente,  como reportajes para Internet.

MADAME SATÁN Y CARTOLA. 1939 (293 Palabras)

El malandro mas temible de Río se llama Madame Satán.

Cuando tenía 7 años, la madre lo cambió por un caballo. Desde entonces anduvo de mano en mano, de dueño en dueño, hasta que vino a parar a un burdel donde aprendió el oficio de cocinero y las alegrías de la cama. Ahí se hizo matón profesional, protector de las putas y los putos y de todos los bohemios sin amparo. Los policías le han pegado palizas como para enviarlo varias veces al cementerio, pero este negro nunca va mas allá del hospital y de la cárcel.

Madame Satán es de lunes a viernes un diablo de sombrero panamá que a trompadas y navajazos domina las noches del barrio de Lapa mientras pasea silbando y marcando el ritmo de samba con una cajita  de fósforos, y los fines de semana es ella, la diabla que acaba de ganar el concurso de fantasía con una mariconísima capa de murciélaga dorada, que lleva un anillo en cada dedo y que mueve  las caderas como su amiga Carmen Miranda.

Cartola que, en el morro de Mangueira es el alma del samba y de todo lo demás. A menudo se lo ve pasar huyendo con el pantalón en la mano, flameando como bandera, de un marido intolerante.

Entre farras y bebidas, le brotan de adentro unas melodías y quejas de amor que él tararea y al  rato olvida.

Cartola vende sus sambas al primero que aparezca y por lo que le dé. Siempre se asombra de que haya alguien que pague algo por esto.

(Rogério Durst, Madame Satâ: com o diablo no corpo, San Pablo, brasiliense, 1985, y Cartola. Os tempos idos, Rio de Janeiro, Funarte, 1983)

 

RIO DE JANEIRO, EL SAMBA. 1939,( 213 Palabras)

El Brasil es brasileño y Dios también proclama Ari Barroso en la muy patriótica y bailonguera música que se está imponiendo en los Carnavales. Pero los sambas mas sabrosos no exaltan las virtudes del paraíso tropical. Sus malandras letras  elogian la vida bohemia y las fechorías de los libres, maldicen a la miseria y a la policía y desprecian el trabajo que es cosa de otarios, porque a la vista está que el albañil no podrá habitar nunca el edificio que sus manos levantan.

El samba, ritmo negro, hijo de los cánticos que convocan a los dioses negros en la favelas, domina los carnavales. En los hogares respetables todavía lo miran de reojo. Merece desconfianza por negro y por pobre y por nacido en los refugios de los perseguidos por la policía. Pero el samba alegra las piernas y acaricia el alma y o hay manera de ignorarlo cuando suena.

A ritmo de samba respira el universo hasta el próximo miércoles de ceniza, mientras duran la fiesta que convierte a todo proletario en rey, a todo paralítico en atleta y a todo aburrido en loco lindo.

( Sergio Cabal, As escolas de samba: o què, quem. como, quando e porqué. Rio de Janeiro, Fontana, 1974)

WASHINGTON, ROOSEVELT. 1939 (367 Palabras)

Cuando Franklin Delano Roosevelt llegó al poder, enjauló el dinero: Cerró todos los bancos hasta que se despejara el panorama. Y desde entonces ha gobernado la economía sin dejarse gobernar por ella y ha consolidado la democracia amenazada por la crisis.

Gobernó, entre 1935 hasta su muerte hasta su muerte en 1945 y durante sus dos primeras legislaturas puso en marcha un programa conocido como el New Deal.

Durante sus dos primeros períodos presidenciales se dedicó a enfrentar la grave crisis económica: quince millones de trabajadores no tenían trabajo y vagaban mendigando. Se dedicó a hacer obras de infraestructura como puentes y carreteras al tiempo que establecía el derecho al salario mínimo y fortalecía a los sindicados. En sus dos períodos siguientes, Estados Unidos ingresó a la Segunda Guerra Mundial a pesar de lo cual el país se convirtió en la mayor potencia económica mundial.

Con los dictadores latinoamericanos Roosevelt se lleva muy bien y los protege como a la Ford, Kelvinator y todos los  productos norteamericanos. A Rafael Leonidas Trujillo y a su hijo el Brigadier General Ramfis, de sólo 9 años, les da la bienvenida con 21 cañonazos en West Point. Viene acompañado de una rechoncha comitiva de obispos, generales y cortesanas, un médico y un brujo especialista en mal de ojo. La prensa norteamericana cubre de alabanzas al dictador calificándolo de "Estadista Ejemplar". Paga sus muertos al contado, también al contado compra elogios con cargo al rubro: Alpiste para Pájaros del presupuesto del poder ejecutivo de la República Dominicana.

La  visita de Tacho Somoza a los Estados Unidos no es menos triunfal que la de Trujillo: El Presidente Roosevelt acude a darle la bienvenida con varios ministros, una banda militar interpretó los himnos y suenan cañonazos.

Antes de que los Marines lo hicieran general y mandamás de Nicaragua, el asesino de Sandino falsificó monedas de oro y ganaba haciendo trampas en el póker y en el amor.

Ahora, dueño del presupuesto nacional y de las mejores tierras del país, ha liquidado a sus enemigos tibios disparándoles préstamos del Banco Nacional. Sus enemigos calientes han acabado en emboscadas.

(Samuel Morrison y otros, Breve historia de Los Estados Unidos, México, FCE,1970)

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.