Jue, 08/23/2018 - 11:24

Sacar a relucir la envidia, buen programa para el 26 de agosto

”Gobierno retoma tema sobre una posible oferta de Cenit”, Portafolio, Economía. 22-8-18.Pág. 15. El Presidente Duque agregó que “eso va a jugar un papel fundamental…”. ¡Qué bueno! Que lo dejen jugar y mejoren las empresas del Estado. El que no juega no gana.

***Bajan el precio del cobre… ¡Por fin le cogieron el cobre! Ahora que el cobre está barato, ¡usted no muestre el cobre! Siga firme. Que lo confundan con un playboy. Vaya al casino y haga su juego responsable.

***La envidia es mala, pero es necesaria para que triunfe el envidiado. Ahí tienen la historia de José. Fue vendido por sus patriarcas hermanos. Y, miren hasta dónde llegó. Era lo máximo después del Faraón. Si no lo hubiesen envidiado y vendido, por ahí se había quedado matando culebras, leyendo como interpretar los sueños y cuidando cabras como cualquier patriarca de la Patria pensionado y perseguido por los Ministros de Hacienda y los presidentes de la república que no los quieren ver disfrutar de su mísera pensión.

***José lo tuvo todo. Lo que soñaban otros, él lo adivinaba. Por eso debemos envidiar a quienes ganan sumas que no habían soñado. Veamos: $37 millones, para cada uno, pagaron las apuestas online a quienes acertaron los partidos Inglaterra-Bélgica y Panamá-Túnez.

***$31,8 millones recibió un jugador al acertar el resultado del partido Colombia-Senegal. Y, ahora no me vengan a decir que $31,8 millones no solucionan los problemas del pago de agua, de luz, teléfono y servicios de internet y celular. Y, algo le quedará para que invite a la suegra a un tamalito santandereano en un almuerzo de domingo.

***$9,4 millones recibió quien tuvo la iluminación, después de concienzudo estudio, de hacer su juego en el encuentro Japón-Polonia. Invirtió en la jugada $1.499.

***Esa, aclaro, es envidia de la buena. No la que tienen muchos por ahí de querer un diploma de Premio Nobel de la Paz; Nobel de Economía casera, Nobel de Oratoria fuera de lugar; y Nobel de Medicina yerbatera que sirve para curar la envidia.

***Y si tiene envidia de los sueldos, primas (no consanguíneas) sino de Navidad, períodos de congresista, bonificaciones, de asistencia, de recomendaciones para puestos, de porcentajes por contratos logrados, etcétera, no sea tímido: ¡levántese temprano! ¡llénese de valor! ¡oculte su personalidad! y vote SI POR SIETE VECES y aunque ya no valdrá la pena ser parlamentario porque habrá que trabajar por lo menos vivirá feliz de que en este país, hubo un envidioso valiente: ¡Usted! que ayudó a ponerle fin a los explotadores de la miseria.

***¿Sabe usted quién es Iván Duque?... Es el Presidente de la República y públicamente, en tarima, dijo que votará por el SI…Si…Siete veces.

***Y en las jugadas online le reciben apuestas de ¿cuántos votos depositará Colombia el domingo 26 de agosto?

***Y lo que son las inconsecuencias de esta vida: Para las elecciones pasadas los candidatos pagaban al pueblo para que fueran a votar. En estas elecciones le pagan al pueblo para que no vayan a votar. ¿Qué debemos hacer para tenerlos conformes?

***Los estaremos mirando. Después no lloren. El papayazo se lo dieron, si no lo provecharon, no tienen derecho a quejarse ni siquiera ante el Mono de La Pila, ni ante el nuevo Contralor ni el Procurador que viene en camino.

Añadir nuevo comentario