Mar, 12/25/2018 - 08:48

¿Tienes un gran deseo?

Porque si quieres llegar lejos necesitas un deseo. ¡Tienes que desear algo con todas tus fuerzas! El punto de partida para despegar a tu sueño es un deseo brutal. Y luego hacer algo al respecto…

Porque es mentira lo que dicen por ahí que lo importante es visualizar y ser positivo. Pero son teorías sin sentido para que algunos autoproclamados gurús vendan su producto. “Que fácil, yo también quiero…”

El viejo timo de prometerte el mundo a cambio de un céntimo.

Porque el deseo por si mismo es sólo una sensación. No tiene valor si no actúas.

Haz hoy que te acerque a tu gran objetivo. Una llamada, un minuto de ejercicio, veinte segundos más de concentración…

Eso funciona para ponerte en la pista rápida.

Persigue algo con fogosidad y no aceptes un no por respuesta. Así tendrás éxito.

E insisto: vale algo pequeño para lograr tu propósito.

¿Te acuerdas cuando de pequeño cuando insistías a tus padres para que te llevaran al parque? ¿O cuando te volcabas para hacer ese viaje de verano con tus amigos? ¿O para ir a aquella fiesta? Pues da el primer paso de desear algo y luego ponte en marcha.

Porque es bueno tener sueños. Tirarán de ti cuando los demás se rindan.

Con un deseo poderoso que no te quepa en el cuerpo tendrás una energía de otro mundo.

Con esa fuerza superarás cualquier decepción, cualquier fracaso temporal y cualquier crítica.

Así que deja de perder tiempo. Desea y actúa.

Confía en ti mismo. Sólo TÚ te puedes ayudar.

No busques en los demás. Aunque te quieran. Al final actuar está en tu mano, ellos no pueden moverte.

Lo vas a lograr. Créetelo.

Tienes un poder escondido que no imaginas.

Pero actúa ya.

Haz algo hoy mismo. Hoy empieza tu camino al éxito. Tu nueva confianza eliminará cualquier obstáculo.

Escucha tu voz interior, la que te dice quién eres y lo que quieres y da un pequeño paso.

Hoy.

Para que llegues lejos,

David

Añadir nuevo comentario