Lun, 11/18/2019 - 07:01

Una manera fácil de disparar tus resultados

¿Conoces esta historia? Tras la Segunda Guerra Mundial, un Japón devastado consiguió ser la potencia mundial de hoy gracias a una cosa: La mejora continua.

Crearon la industria más potente de la nada sólo con pequeños avances.

Pequeña mejora sobre pequeña mejora. Pero sin pausa.

Gracias al Kaizen levantaron las fábricas destruidas tras las 2a Guerra Mundial aplicando cada día una mejora sólo. Lo que al principio parecía invisible transformó su industria en una potencia mundial estratosférica.

Y en pocos años (menos de los planeados) un país desolado se volvió un gigante con impresionantes avances tecnológicos. Pequeñas empresas y grandes marcas como Sony y Toyota se convirtieron en líderes superando incluso a gigantes americanos.

Y lo bueno es…que tú también puedes utilizar la estrategia de la mejora continua.

Japón es un ejemplo industrial pero funciona igualmente para tu rendimiento personal. Paso a paso, sin intentarlo todo hoy, el efecto acumulativo de pequeñas mejoras diarias será increíble.

Una mejora sobre otra duplicará, triplicará y hasta multiplicará por diez tus resultados. Un cambio sumado a otro y a otro te llevarán a una productividad extraordinaria. Si todos los días mejoras algo, muy poco, notarás resultados en poco tiempo.

Hoy un 0,1% mejor…

Mañana un 0,15%…

Pasado un 0,19%...

¿Sabes hasta dónde podrías llegar acumulando esas mejoras?

Busca maneras de hacerte un poco mejor cada día porque cada mejora tiene dos beneficios:

1. La propia mejora

2. Otra mejora: potenciar tu resto de habilidades. Por ejemplo madrugar obviamente te hará rendir más pero también te abrirá otras oportunidades. (Madrugando conseguí escribir mi primer libro, pero al mismo tiempo vi que podía acabar muchos más. Hacer deporte no sólo me puso en forma sino que me dio fuerza para eliminar otros malos hábitos alimentarios como la comida basura.)

Una mejora implica varias más.

Así que practica la mejora continua tú también.

Hoy puedes hacer medio minuto más de ejercicio…

Mañana pensar concentradamente durante treinta segundos extra…

Pasado empezar un poco esa una nueva idea...

Sólo un pequeño paso y que sea fácil. Sólo un pequeñísimo esfuerzo mejorando un 0,1%. Pero suficiente.

Eres mejor y tienes más potencial del que imaginas, los límites sólo están en tu mente.

Por eso favorécete de pequeños pero consistentes esfuerzos. Con una minimejora diaria llegarás muy lejos. Probarás nuevas ideas aunque no todas funcionen (pero sí muchas). Pero merecerá la pena sólo por las que triunfen.

Ese experto no sabía nada antes.

Ese empleado bien pagado antes estaba mal pagado.

Y esa persona con una gran relación antes estuvo muy solo.

Todos tenían su autoestima por los suelos y no eran excelentes en nada.

Pero cuando practicaron las minimejoras diarias su vida cambió. Se dieron cuenta de que un minicambio al día era fácil... y que varios minicambios acumulados eran la revolución.

Con pequeños cambios tú también conseguirás hablar bien en público, estar en forma física, ganar más dinero, ganar nuevos contactos, dominar nuevas habilidades y organizarte mejor para conseguir más proyectos y más tiempo libre.

No necesitas talento, sólo un pequeño cambio diario.

Si quieres el método para conseguir con éxito ese pequeño cambio diario que cambiará tu vida lo encontrarás aquí

Un pequeño cambio cada día que te hará más rápido y efectivo.

Ese minuto de oro multiplicará tu rendimiento en pocas semanas. Y si sigues unos meses producirás en un día lo que antes necesitabas una semana.

Por tu éxito,

David Valois

Añadir nuevo comentario