Sáb, 12/21/2019 - 09:30

El viejo mago y el truco del recuerdo

El del recuerdo es el único truco que puede practicar el Viejo Mago en esta Navidad. Sus manos temblorosas no le permiten barajar las cartas como lo hizo en otro tiempo; ni mover sus manos con la destreza del prestidigitador que le admiraban aquellos a quienes les escamoteaba la realidad y les hacía aparecer las más bellas ilusiones y les hacía ver las más imposibles esperanzas.

El Viejo Mago no puede, no tiene cómo comprar regalos para todos aquellos a quienes vio crecer, con quienes intercambió una sonrisa que brotaba del alma, ni tampoco tiene cómo dar un presente para que no  lo olviden.

Sin embargo, el Viejo Mago sabe, que no es indispensable un truco para ser feliz.

Se necesita solo un poco de amor.  Por ello, ante el pesebre imaginario que mantiene en su mente,  deja caer la mágica lágrima que despertará al Niño Dios. Es la gota de amor que aún le queda y la que le hará el milagro de que haya paz para los suyos y toda la humanidad.

El truco del recuerdo ha tenido el éxito esperado. Solo ha sido aplaudido por los seres que viven en la mágica mente del Viejo Mago. Uno de ellos eres tú, a quien llevo mi alma hasta el final del tiempo.

¡Este es el viejo truco del recuerdo!

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.