Vie, 07/17/2020 - 10:53

ABC de la oncología de precisión: enfoque revolucionario para tratar pacientes con cáncer

El cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo. Solo en Colombia cobró más de 46 mil vidas en 2018. Actualmente los colombianos pueden acceder a tratamientos como la cirugía de tumores, quimioterapia y radioterapia, entre otros tratamientos tradicionales, para controlar la enfermedad. A través de tratamientos innovadores, desarrollados en línea con la medicina de precisión, se estima que podrían beneficiarse alrededor del 49 % de los pacientes oncológicos.

De acuerdo con el más reciente informe de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, en 2018 se reportaron más de 18 millones de nuevos casos de esta patología en el mundo, mientras que en Colombia la cifra llegó a los 101.893 nuevos pacientes. Entre los tipos más comunes de cáncer en el país se encuentran el de seno (13,1%), próstata (12,5%) y colon (9%), seguidos por el de estómago (7,3%) y de pulmón (5,7%). Asimismo, el estudio menciona que el restante 52,4 % corresponde a otras tipologías, entre las que se encuentran la de tiroides, páncreas y cerebro.

El tratamiento para pacientes con esta enfermedad se define según el tipo de tumor, localización y grado de avance. En Colombia, las personas pueden acceder a procedimientos como la cirugía de tumores, para extirpar el tejido afectado; quimioterapia, que consiste en el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas o demorar el crecimiento de las mismas, y la radioterapia, que usa la radiación ionizante para destruir células malignas y reducir el tamaño de los tumores, entre otros métodos, como la terapia hormonal, la biológica o inmunoterapia y el trasplante de médula ósea.

No obstante, gracias a investigaciones científicas y avances en el campo de la medicina a nivel global, se vienen desarrollado nuevos enfoques para contribuir a la supervivencia de los pacientes y mejorar su calidad de vida, dentro de los que se destaca la medicina de precisión, la cual permite personalizar los tratamientos a través de estudios genómicos que identifican alteraciones genéticas que generan ciertos tipos de cáncer.

Oncología de precisión: un nuevo paradigma para tratar a los pacientes con cáncer

Los tratamientos oncológicos tradicionales se encuentran desde hace varios años en el mercado, ayudando a un importante número de pacientes alrededor del mundo. Los medicamentos de quimioterapia, por ejemplo, contienen sustancias que atacan y eliminan principalmente las células cancerosas de rápido crecimiento, pero, a su vez, dañan células sanas, generando efectos secundarios como náuseas, vómito, agotamiento, pérdida de cabello e inflamación de las membranas mucosas .

Bajo este contexto, y teniendo en cuenta que el cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo, con cerca de 9,6 millones de fallecimientos registrados en 2018, surge la oncología de precisión, como un método innovador y disruptivo que les permite a los médicos seleccionar el tratamiento más efectivo para el paciente, con base en una comprensión genética de la enfermedad. Este nuevo enfoque se fundamenta en el hecho que, en algunas personas, el tumor cancerígeno se genera debido a una alteración desfavorable del ADN, el cual puede ocurrir en innumerables formas y con diferentes condiciones genéticas.

Pero ¿en qué se diferencia este enfoque de los tradicionales?

La oncología de precisión marca un cambio de paradigma, a través de una propuesta revolucionaria que evalúa y trata a los pacientes bajo los siguientes lineamientos:

  • Evaluación del paciente a través de un test genómico: este tipo de prueba permite identificar las alteraciones en una amplia gama de tipos de tumores que pueden producirse en cualquier parte del cuerpo. El procedimiento muestra una imagen más precisa del cáncer particular de cada uno de los pacientes y ayuda a entender la causa de su crecimiento y propagación. El procedimiento se realiza a través de: 
  • Biopsia del tumor: cuando se realiza el test genómico, se practica una biopsia del tumor, que consiste en tomar una pequeña muestra de tejido, sangre o médula ósea.
  • Secuenciación: durante este procedimiento, las células cancerígenas son identificadas. Se extrae el ADN, se escanea en busca anomalías y estas dan indicios del funcionamiento del tumor.
  • Análisis: las anomalías encontradas se comparan con alteraciones conocidas (si las hay) que estén relacionadas con terapias aprobadas y aquellas que estén siendo evaluadas en estudios clínicos.
  • Discusión: los resultados pueden ayudar al médico a sugerir tratamientos individualizados que sean específicos para la genómica del tumor y que no afectan a otras células del cuerpo, como en el caso de la quimioterapia.

A través de este proceso, el médico tratante puede formular al paciente el procedimiento específico que requiere su cáncer, bajo el conocimiento del oncogén que lo generó. Esto permite que el tratamiento sea personalizado y se enfoque en atacar puntualmente aquellas alteraciones genéticas que dieron origen a la enfermedad, dejando intactas las células sanas, a diferencia de los enfoques tradicionales.

“La oncología de precisión ya no es el futuro de la atención de pacientes con cáncer, es un presente fascinante. Hoy en día el manejo de tumores como pulmón, cáncer colorrectal y mama, entre otros, usan biomarcadores y pruebas genéticas para dirigir mejor los tratamientos, cambiando radicalmente el pronóstico de estos pacientes, aún en etapas muy avanzadas de la enfermedad.  Algunos de estos medicamentos han revolucionado el tratamiento de enfermedades poco frecuentes, pero con resultados espectaculares, respuestas clínicas en 4 de cada 5 pacientes y curación en casi 1 de cada 5 pacientes tratados” comentó el Dr. Hector Posso, Líder Médico Oncología de Bayer.

Se calcula que entre el 30 % y el 49 % de los pacientes que se someten a un mapeo genómico pueden tener una alteración que se puede tratar con una terapia autorizada o en investigación. Asimismo, entre los beneficios que este enfoque les trae a los pacientes, se encuentran: la posibilidad de desarrollar tratamientos personalizados para cada caso, la reducción de efectos secundarios como náuseas, vómito y pérdida del cabello, el mejoramiento de la calidad de vida del paciente y, en algunos casos, la superación con éxito la enfermedad. 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.