Sáb, 12/19/2020 - 08:26
Foto: Freepik

Estamos "PrEparados" para prevenir el VIH

La Fundación Ancla y la Corporación más que Tres Letras, con el respaldo de Laboratorios Richmond, lanzaron en Medellín la campaña “ESTAMOS PrEPARADOS”, una propuesta que busca fortalecer el uso de la Profilaxis Pre-exposición (PrEp) en la población masculina, a través de la educación como alternativa de la estrategia de prevención combinada.

¿Qué es la PrEP y la Pep?

 “La PrEp y laPep son medicamentos que están ayudando a prevenir la infección por VIH, además hacen parte de una estrategia de prevención combinada que ayudará a cumplir con la meta 90/90/90, una propuesta de la OMS que pretende extinguir definitivamente el SIDA para el 2030 y en Medellín queremos ser los abanderados de nuestro país,” informó Miguel Fajardo, encargado de la campaña “Estamos PrEparados.”

La meta de 90% diagnosticados, 90% en tratamiento y 90% con supresión viral, así como la cascada de atención continuada tienen como objetivo mejorar los sistemas de información basados en la confidencialidad de los datos, en el marco del respeto y garantía de los derechos humanos con una perspectiva de género, elaborando cascadas nacionales por sexo y edad que permitirá evaluar brechas e inequidades de género y entre grupos de edad.

Por otro lado, se pretende fortalecer la metodología actual de información, promoviendo sistemas electrónicos y en línea interoperables, y con identificador único para la vigilancia, el monitoreo de la atención de personas con VIH y el cruce de datos programáticos con estadísticas vitales.

En Colombia se han acogido las metas 90-90-90 propuestas por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), que pretende para finales de 2020 diagnosticar por lo menos el 90% de los casos estimados de positividad al VIH, con el fin de que un 90% de ellos accedan a un tratamiento adecuado y lograr la disminución de la carga viral en por lo menos otro 90% de quienes reciben los medicamentos.

¿Qué es el “tratamiento de cascada” VIH?

El “tratamiento cascada” fue desarrollado para realizar un seguimiento de los avances que tiene cada individuo después de recibir un diagnóstico positivo y durante toda su vida. A través de esta atención continua se pretende controlar el número de personas que viven con esta enfermedad y que están recibiendo la atención médica y el tratamiento que necesitan.

Esta es la estrategia de la PrEp y de la Pep

La Profilaxis Pre-exposición (PrEP) es una de las más novedosas alternativas actuales, la estrategia consiste en la toma diariamente de una pastilla para prevenir el riesgo de contagiarse de VIH por las relaciones sexuales o el uso de drogas inyectables. Este tratamiento puede llegar a evitar hasta en un 90% que el VIH se afiance y se propague por todo el cuerpo, y este porcentaje puede aumentar si se usa de manera responsable el preservativo.

Por su parte, la Profilaxis Post exposición (Pep) es el método de prevención con medicamentos de VIH dentro de las 72 horas después de una posible exposición al virus. La Pep solo se debe ingerir en situaciones de emergencia y no está indicada para uso regular por personas que pueden estar expuestas al VIH con frecuencia. No reemplaza el uso regular de otros tratamientos de prevención, como el uso continuo de condones durante las relaciones sexuales o la Profilaxis Preexposición (PrEP).

La PrEP está compuesta por Emtricitabina y Tenofovir, dos medicamentos que se emplean en los antirretrovirales, que reducen la cantidad del virus en la sangre y le impiden multiplicarse. No funciona como vacuna, porque no genera anticuerpos y su consumo debe ser diario para que funcione el tratamiento.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la PrEp?

Antes de empezar a tomarla, se debe descartar que el paciente ya esté infectado con el virus. Además, se debe verificar el buen estado de los riñones y el hígado, ya que la pastilla puede provocar trastornos en estos órganos. El tratamiento puede provocar náuseas, malestar estomacal o dolores de cabeza, hasta la acumulación de ácido láctico en la sangre.

Quienes padecen hepatitis B deben tener especial cuidado, porque si empiezan a usar Truvada, como se le conoce comercialmente al medicamento, y luego interrumpen el tratamiento, su enfermedad puede empeorar.

Las cifras son alarmantes

Como bien se sabe, el VIH se transmite por relaciones sexuales con una persona infectada, transfusión de sangre contaminada o el uso compartido de jeringas. También se puede contagiar de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia.

En Colombia, según el Ministerio de Salud y Protección Social, y el Instituto Nacional de Salud, entre 2018 y 2019 se presentó un incremento del 16% con una tasa de incidencia de 27 casos por 100.000 habitantes. Además, la epidemia de VIH/SIDA se mantiene con bajas prevalencias en la población general (0.5%) y concentrada en poblaciones de mayor vulnerabilidad, especialmente en hombres que se relacionan sexualmente con hombres (HSH) con una prevalencia de 20%, y en mujeres transgéneros la prevalencia es del 23 por ciento.

Según un estudio elaborado por la entidad EN Territorio, la cual se dedica a la prevención del VHI en Colombia, en Medellín de cada 100 mujeres transgénero, al menos 22 tiene VIH. En el caso de los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, de cada 100, 11 de ellos padece de este virus.

Actualmente, 26 millones de personas que conviven con el VIH reciben tratamientos antirretrovirales y 12 millones no cuentan con atención médica. De acuerdo con las cifras del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) en 2019 se registraron 1,7 millones de nuevas infecciones de este virus y 690.000 muertes.

ONUSIDA advirtió que la nueva pandemia COVID-19 ha tenido un impacto negativo a nivel global contra el VIH/SIDA, ya que se podrían presentar entre 69.000 y 148.000 fallecidos entre este año y el 2022.

“Solidaridad mundial, responsabilidad compartida”

ONUSIDA propende por el acceso universal a la prevención, al tratamiento, a los cuidados y una asistencia en relación con el VIH/SIDA. El objetivo es frenar el avance de la enfermedad y revertir las actuales tendencias a la propagación del virus.

Con el lema “El fin de la epidemia”, ONUSIDA propuso su estrategia que va hasta el 2021, en tres orientaciones estratégicas:

1.       Prevención global

2.       Mejora de la asistencia médica

3.       Reducción de la estigmatización y la discriminación relacionadas con el VIH/SIDA, así como la promoción de los derechos humanos y la igualdad de género

Con todas estas advertencias, tomar la PrEP o la Pep no significa que se pueda prescindir de otros métodos de prevención. Estos medicamentos solo protegen contra el VIH, pero no de otras enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea, la sífilis o el herpes genital, que es incurable.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.