Mié, 10/14/2020 - 09:07

La trombosis, una enfermedad con un 25% de posibilidad de muerte

Cada 13 de octubre se conmemora el día mundial de la trombosis con el fin de generar conciencia mundial sobre sus causas, factores de riesgo, síntomas, prevención y el tratamiento. La limitación de la movilidad a la que actualmente nos enfrentamos es un factor de riesgo para todos aquellos que se encuentran en casa y deben someterse a grandes periodos de quietud, porque se disminuye la circulación y aumentan la posibilidad de que se presenten trombos en las piernas.

En el marco del día mundial de la trombosis, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace un llamado a la prevención de la enfermedad puesto que los eventos trombóticos provocan el 25% de las muertes, en donde 1 de cada 4 personas muere por causa relacionada con la trombosis.

Aunque el infarto agudo de miocardio y los accidentes cerebrovasculares son conocidos, en el caso de la enfermedad tromboembólica venosa, no ocurre lo mismo, desconociendo que puede desencadenar una trombosis venosa profunda (TVP) producida por la formación de un coágulo en una vena, que obstruye parcial o totalmente el flujo sanguíneo o el tromboembolismo pulmonar, en donde el trombo se desprende y llega a los pulmones, asociándose con una gran morbilidad y mortalidad. 

De acuerdo con Dra. Liliana Correa, médico ginecobstetra e intensivista, estas dos derivaciones de la enfermedad aumentan exponencialmente con la edad “en adultos mayores de 80 años puede presentarse 1 caso por cada 100 personas, quienes además una vez diagnosticados con tromboembolismo pulmonar pueden complicarse considerablemente ya que la enfermedad es fatal en un 20-30% de los pacientes que la sufren en los siguientes 30 días al diagnóstico”. Adicionalmente el tromboembolismo venoso se asocia con una elevada morbilidad y mortalidad.

¿Cómo identificarlo?   
Según Correa, los signos y síntomas de la enfermedad son usualmente inespecíficos por lo que existe un gran subdiagnóstico, pero en general pueden verse hinchazón, enrojecimiento y dolor en los miembros inferiores.  Identificar estos signos y síntomas a tiempo es clave “usualmente inicia un dolor en la pierna, que inicia en la pantorrilla y se siente como un calambre o una inflamación, también hay que prestar atención al enrojecimiento o manchas en la piel de la pierna o incluso a la sensación de calor en la pierna afectada.”, puntualizó la experta.

Factores de riesgo         
Existen factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir trombosis venosa profunda, como la herencia de un trastorno de coagulación de la sangre, el reposo prolongado en el que las piernas permanecen quietas y los músculos de las pantorrillas no se contraen para ayudar a la circulación sanguínea, lesiones en las venas o las cirugías, el embarazo ya que puede aumentar la presión en las venas de la pelvis y de las piernas, píldoras anticonceptivas orales o terapia de reemplazo hormonal, sobrepeso, consumo de tabaco, ciertos tipos de cáncer que aumentan las sustancias en la sangre que provocan la coagulación, insuficiencias cardíacas, enfermedades intestinales, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa entre otras.

Cuidados en medio de la pandemia      
En estos momentos de pandemia en los que los pacientes se encuentran en casa y los servicios de consulta externa están limitados es importante tomar ciertas recomendaciones como mantener la movilidad y una adecuada hidratación.

La Dra. Correa agrega que es importante la deambulación, caminar cada 2 horas por 5 minutos; una adecuada hidratación, mínimo 1 litro de agua al día; consultar al médico en caso de notar alguna alteración como hinchazón enrojecimiento y dolor en los miembros inferiores, y, adiciona que, en pacientes con enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión, EPOC, falla cardiaca entre otras es muy importante continuar con el tratamiento de su enfermedad de forma adecuada.

Factores de protección 
Actualmente existen escalas para evaluar el riesgo de trombosis en los pacientes hospitalizados, en los que van a ser llevados a cirugía y en pacientes de ginecobstetricia que permiten tomar medidas para prevenir la trombosis. Estas medidas son llamadas tromboprofilaxis no farmacológica y tromboprofilaxis farmacológica dependiendo de la intervención que se realice. Estas medidas son claves y ayudan a prevenir muchos casos de trombosis en estos pacientes.

Las medidas no farmacológicas son las más recomendadas para combatir los trombos desde casa. Éstas incluyen caminatas, hidratación y movimientos pasivos de las extremidades en caso de ser necesario. Por otra parte, está la tromboprofilaxis farmacológica que siempre debe ser formulada por el médico basada en el cálculo de riesgo de trombosis y en algunos casos los pacientes deben continuarla unos días en casa, en la mayoría de los casos se realiza con heparinas de bajo peso molecular. Si en algún momento usted recibe una prescripción de heparinas de bajo peso molecular realice el tratamiento completo como lo indicó su médico con el fin de estar protegido. 

No olvide que en época de pandemia debe quedarse en casa, protegerse y tomar las medidas de tromboprofilaxis no farmacológicas para evitar complicaciones.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.