Mié, 11/18/2020 - 06:58

Los pacientes especiales de cuidado en casa, un reto en la nueva realidad

La tarea de los médicos por ayudar y mantener el tratamiento a sus pacientes cobra más importancia en esta época de pandemia, pero hay muchos que por su estado de salud y trastornos mentales necesitan esta atención con el mismo cuidado y responsabilidad en su propia casa, convirtiéndose en un desafío para doctores, enfermeras, terapeutas y cuidadores.

La atención domiciliaria a los pacientes con discapacidad y enfermedades mentales es una tarea que exige compromiso y corresponde al desarrollo de un trabajo sensible y muy humano por parte de los profesionales de la salud, que tienen en su labor diaria varios componentes adicionales: el peligro al contagio del Covid 19 y el aumento de las enfermedades mentales en el país.

Y es que las cifras de la encuesta realizada por Profamilia durante esta pandemia indican que el 75% de las personas reporta haber tenido un síntoma, o más, asociado con el deterioro de su salud mental. Según datos de la Secretaría de Salud de Cali, durante la pandemia ha habido un incremento del 20% en las cifras de personas con padecimientos relacionados con la salud mental y un 25% de esos casos han necesitado tratamiento psicológico o un aumento sustancial en enfermedades mentales de base. Igualmente, un 56% de las familias del Valle se encuentran en un estado de estrés o ansiedad por temas relacionados con disminución de ingresos, empleo o confinamiento.

Es entonces cuando la labor de hospitalización domiciliaria toma un papel fundamental para el manejo de este tipo de pacientes. Un ejemplo de este servicio es el que realiza la Doctora Sonia Lucía Arias, Gerente de Médica Colombia, quien trabaja para apoyar médica y psicológicamente a esta población vulnerable, enfocándose en pacientes con enfermedades mentales, en condición de discapacidad; y niños con enfermedades raras o huérfanas. “En Médica Colombia cumplimos 20 años enfocándonos en el cuidado de los pacientes mentales y con discapacidad de los estratos 2 y 3 del Valle, poblaciones que deben tener un trabajo de salud especial que podemos brindar en casa, en un entorno que facilite el tratamiento para ellos y sus familias y así mismo desarrollamos programas de coaching para empoderar a nuestro personal e incluimos a los cuidadores, ya que estamos convencidos que como profesionales de la salud necesitamos impactar positivamente todo el entorno para lograr desarrollar todo un servicio integral”.

Y es que a pesar de la pandemia, los equipos médicos siguen realizado el trabajo de cuidado domiciliario con el mismo entusiasmo e interés, sin fallar ni un solo día en sus visitas a las casas de los pacientes críticos, que no pueden ser atendidos de manera virtual tanto por sus condiciones sociales y médicas, así como por la imposibilidad de acceder a los medios tecnológicos.

“Queremos mejorar la calidad de vida de las personas y su entorno, ya que somos una familia que cuida familias, a través de un trato humanizado y cálido con una atención integral, nuestra labor es realizar un seguimiento muy cercano, controlamos a los pacientes en su entorno, la medicación, las terapias y apoyamos a los cuidadores, quienes están sufriendo aún más el estrés en estos momentos. Nuestro equipo está disponible para convertirse en un miembro más de la familia en los pacientes que tienen un estado de salud muy frágil o en un estado avanzado o terminal de una dolencia”, añade la doctora Arias.

Esta positiva experiencia demuestra que los equipos médicos en Colombia se siguen transformando, con una medicina que está reivindicando su rol de cuidador y protector, haciéndose cargo de los pacientes en el calor de su hogar.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.