Sáb, 11/14/2020 - 06:01

Soledad de las mujeres en medio de la pandemia, estudian investigadores de la Universidad de Cartagena

Una investigación realizada por el Grupo de Investigación Salud de la Mujer de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cartagena, señala que 4 de cada 10 mujeres sintieron algún tipo de soledad durante la cuarentena en el país.

El estudio encontró que las mujeres más jóvenes tuvieron mayor percepción de soledad, igualmente se vislumbró que las mujeres presentaban ansiedad al coronavirus. Por otro lado, las mujeres que tenían hijos, tuvieron menor posibilidad de percibir soledad general o soledad emocional.

Lo cierto es que con las medidas de distanciamiento social o de confinamiento obligatorio que se emplean durante las epidemias, aumenta la posibilidad de alteraciones en la salud mental y emocional de las personas y esto es lo que está pasando en Colombia.                                                                                                    

Las mujeres más jóvenes se han sentido más solas                                                     

El Grupo de investigación, diseñó y realizó un proyecto investigativo en la que participaron de manera anónima y voluntaria 1.133 mujeres entre 40 y 79 años de edad, que informaron residir en el país. De las participantes, un 40% presentaron percepción de abandono por sus seres queridos (soledad emocional) o deseaban contar con alguien en caso de necesidad (soledad social).

En este trabajo se encontró que las mujeres más jóvenes tuvieron mayor percepción de soledad,mientras que entre las mujeres de 40 a 49 años el 56% tenía percepción de soledad general y  en las mujeres con edades entre 60 y 69 años, fue del  10%.                                                                                                                                                  

“Encontramos que las mujeres que tenían hijos registraron menor posibilidad de percibir soledad en general o soledad emocional. Las mujeres mayores de sesenta años, las posmenopáusicas y las que consideraban que “Dios les significaba mucho” y que “orar servía mucho”, tuvieron menor probabilidad de presentar soledad social”, señaló el Director de la Investigación, doctor Álvaro Monterrosa.                                                       

La invitación y participación en la investigación fue realizada por medio de redes sociales, accediendo libremente a un link que estuvo disponible los primeros cinco días de junio del 2020. Las mujeres desde sus residencias diligenciaron un formulario electrónico que incluía preguntas sociodemográficas, aparición o agravamiento de lesiones en piel, la escala de soledad de Jong-Gierveld, con once preguntas, la escala breve de Francis para explorar la actitud ante el cristianismo, la escala de ansiedad al coronavirus y la escala de miedo al COVID-19.

Igualmente, se les solicitó a las participantes que las respuesta a los interrogantes las aplicasen a lo que habían percibido u observado en mayo de 2020, mes en el que Colombia estaba en confinamiento obligatorio.

Cabe mencionar que la edad promedio de las mujeres participantes fue 49 años, un 78% vivían en áreas urbanas y el 61,2% se ubicaron en alta religiosidad según la escala breve de Francis.

Además, el 13% se auto reconocen como afrodescendientes; 2%, como indígenas, y 85%, como mestizas. A 128 mujeres (11, 3%) se les había diagnosticado previamente alguna enfermedad dermatológica, a 59 (5,2%) le aparecieron lesiones de piel que no habían tenido previamente, alto miedo al COVID-19: 645 (56,9%), Ansiedad con el coronavirus 82 (7,2%), y el 86% tenían hijos y El 22%  nietos.

La soledad impactó negativamente en la piel 

Se encontró además que las mujeres mestizas tuvieron cuatro veces más probabilidad que las afrodescendientes, de presentar lesiones de piel.

Las mujeres menores de cincuenta años, tuvieron tres veces mayor probabilidad de agravamiento de las enfermedades dermatológicas antes diagnosticadas.   

La ansiedad por el coronavirus y la soledad emocional, se relacionaron  tres y cuatro veces, respectivamente, con la posibilidad de que las mujeres con enfermedades  dermatológicas,  presentaran nuevas lesiones de piel.

La atención en salud debe ser adecuada e integral

Concluyó la investigación que fue elevada la presencia de soledad en las mujeres colombianas estudiadas, especialmente en las más jóvenes, que seguramente desarrollaban actividades productivas y tenían interacción familiar y social. El confinamiento les limitó las actividades familiares y sociales, incentivando la percepción de soledad.

Diversos condicionantes psico-afectivos y sociales deben ser abordados y visibilizados para que las intervenciones de salud sean adecuadas e integrales dentro de la pandemia COVID-19.

Todos los profesionales de la salud, sin distingos de especialidad o nivel de complejidad de atención, son llamados a apoyar a la población y a abordar en mejor forma los efectos que se suceden en relación con la actual pandemia”, concluyó Monterrosa.

Este estudio es de los primeros en Latinoamérica que explora la percepción de soledad, la actitud hacia la cristiandad, la ansiedad con el coronavirus, el miedo al COVID-19 y el impacto dermatológico en un grupo amplio de mujeres residentes en todos los departamentos geográficos de un país durante la actual pandemia y estando la ciudadanía en condiciones de cuarentena.

There is 1 Comment

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.